El músico y escritor Daniel Varela manifestó que “el compromiso por la cultura y la espiritualidad que desarrollé en el exilio me permitieron poder acomodarme a los avatares de la vida”. Y sostuvo que “los Pueblos Originarios son portadores de una visión ético-política y ecológica admirable, frente a la violencia del capitalismo y del neoliberalismo me fui acercando a la cultura andina precolombina e interesado por la belleza de sus danzas y música”. En cuanto a la batalla cultural expresó que “hace 500 años que continúa la conquista. Solo cambiaron las formas, ya no son las como invasiones inglesas por la fuerza, ahora entraron con lo bancos, el FMI, eso sumado a las admiración que hay por la cultura extranjera a la que contribuyen los medios”.

Daniel Varela dialogó con el programa Somos Grandes que se emite los lunes de 17 a 18 hs en Radio Caput, con la conducción de Raquel Márquez quien suele entrevistar a personas que inspiran por su pasión y entusiasmo, a personas que saben «lo que es caminar la vida» y hacerlo a pleno. En esta ocasión el diálogo con Daniel Varela permitió conocer en profundidad a una persona que desde joven por sus inquietudes políticas y artísticas debió exiliarse durante la dictadura de 1976. Su exilio en Francia lo encontró acercándose a las filosofías orientales y a las raíces éticas y estética de los pueblos originarios y el regreso, deseado por el arraigo al barrio porteño de La Boca dónde actualmente desarrolla diferentes actividades culturales para la comunidad.

En una primera parte de la entrevista Daniel Varela contó aspectos de su biografía que permiten conocer en profundidad sus inquietudes personales, políticas y sociales. En relación a su exilio durante la dictadura en Europa, contó que “militaba en un movimiento cultural de izquierda asociado con el anarquismo libertario. Eramos la parte cultural del movimiento Tupamaro, hacíamos trabajos con cooperativas en José Ingenieros, luego nos fuimos abriendo a movimientos de izquierda, teníamos una encuadernadora y un taller. Yo estudiaba y militaba en estos movimientos. Una vez fuimos designados para representar al país en el Festival de Teatro Corporal de París. Eso en 1976. A mi y amigo una noche nos chuparon, poco antes del viaje. Nos encapucharon y encarcelaron pero no nos desparecieron. No logro comprender bien lo que pasó, yo era un pibe, pintaba en La Boca, creo que quedé expuesto por mi militancia. Una amiga de teatro era sub-oficial de la policía. Zafé esa noche, y me fui a París donde estuve 15 años”. Recordó que “a la vuelta me dediqué a lo que había aprendido de la espiritualidad de oriente, filosofía y medicina china, meditación Zen, Qi Gong, Tai Chi, me ayudaron a tener un eje personal, una cierta ecuanimidad ante los avatares de la vida. Así que me hizo bien y empecé a compartirlo y fundé la Escuela. Cuando volvimos a Argentina con mi hijo era mi manera de subsistir. Trabajamos con las disciplinas orientales, consiste en varias técnicas terapéuticas orientales la meditación Zen como práctica de la libertad, no como algo New Age o comercial”. Y contó que “hoy doy cursos por redes, clases virtuales, también di clases en el Hospital Argerich, en el Borda y en el CESAC de La Boca para profesionales de la salud”.

La segunda parte de la charla que Raquel Márquez tuvo con Daniel Varela estuvo caracterizada por su valoración de la cultura precolombina andina a la que destacó por variedad de estilos musicales, la sonoridad de sus voces la variedad de de instrumentos que dan “sustrato de nuestra cultura del Abya Yala”. Relató que «en 1980 los Sikuris no eran tan conocidos, yo los conocí en subte de París y su sonido característico me cautivó. Los hermanos de Bolivia, Ecuador y Perú y la filosofía de los Pueblos Originarios son un modelo ético, político y ecológico, por ejemplo el Ayllu significa la reciprocidad, el respeto por la mujer y por la comunidad es asombroso. Son particularmente matriarcales, la colonización trajo el patriarcado y el machismo que tenemos hoy. Había reciprocidad en lo económico, eran una especie comunismo primitivo, una comunidad que incluso estudió Frederic Engels y dio base a su pensamiento”. Y agregó que “como respuesta al capitalismo agresivo y bárbaro me fui plegando a la belleza de su cultura, de sus danzas y me dediqué a aprender a tocar sus instrumentos en especial los de viento, que corresponden a los que expresaban el sonido original. Hicimos un trabajo en etnomusicología. Luego creamos un movimiento del Coyasullu en Zurich. Tengo un gran respeto y compromiso por los pueblos originarios”.

Autor de un libro de poemas vinculados al barrio de La Boca, el Riachuelo, las personas, sus amores; sus calles, con colores y sombras de arrabal, Daniel Varela organizó eventos en el Teatro Verdi para la Noche de los Museos y gestiona encuentros musicales y artísticos no elitistas en las calle de su barrio.

A posteriori el artista contó acerca de su presente en su amado barrio de La Boca, donde habita, que lo adoptó de la infancia y que se ve a menudo disminuido en su potencia cultural por las políticas inmobiliarias del Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. «El gobierno de CABA ha sido expulsivo, borra la identidad del barrio y quiere desalojar los conventillos, retacea los recursos a los comedores, CABA pretende vaciar de contenido al barrio y comprar terrenos para hacer un negocio inmobiliario» sostuvo Raquel Márquez en virtud de las escasas ayudas que reciben los centros culturales y comedores en el sur de la ciudad.

Por último expresó su mirada sobre la actualidad «La alienación o enajenación cultural avanzó mucho en las última décadas, ya Menem consiguió tener muchos cerebros lavados. Los humildes que son ayudados materialmente votan a la contra porque hay un lavaje de cerebro descomunal. La colonización es muy fuerte pero el gobierno debería comunicar e informar mejor. Con el FMI, desde hace 2 años había que escrachar a quienes se llevaron el dinero, ahora estamos blanqueando a quienes pidieron semejante préstamo. Faltó informar mejor a la población en eso. Sacaron la ley de Medios por decreto, no podes responder sin una buena comunicación. Si la Justicia no se renueva no vamos a tener una garantía legal para que las causas sigan su cause verdadero».

Y concluyó diciendo «seguimos colonizados por el pensamiento conquistador, hace 500 años que continúa la conquista. Cambiaron las formas, ya no son las invasiones por la fuerza como las inglesas, ahora entraron los bancos y las admiración de la cultura extranjera que logran a través de los medios de comunicación».

Pasó en Caput. #SomosGrandes.