El musico Ricardo Tapia detalló aspectos del sonido que busca la Mississippi, y destacó que «el sonido también es una forma de poesía, es como una declaración de principios». A su vez, sostuvo que nuestro país tiene público para todos los estilos musicales y contó que «el blues argentino es música negra pero emparentada con el tango, milonga y otras formas de folklore autóctono».

Ricardo Tapia, compositor, cantante, productor y miembro fundador de La Mississippi, conversó con Elizabet Vega Gron y Pablo Rizzi en Filosofía Rock. Expresó sus sensaciones luego de volver de una gira por España, contó sobre la identidad del blues nacional y acerca de la vida tranquila que lleva en el interior de la provincia de Buenos Aires.

En un comienzo, Ricardo Tapia contó cómo fue la gira de la banda por España: “Hicimos una gira con once shows seguidos, después me quedé unos días haciendo unos acústicos. Estuvimos en pueblos divinos perdidos en la montaña donde nos esperaban auditorios llenos de gente”.

El blues como se sabe tiene su origen de EEUU, sin embargo Tapia reconoció que hay identidad argentina, recalcó que «el blues nacional es música negra argentina, aunque todos decimos lo mismo de distinta forma, en distinto idioma. Hay un blues argentino emparentado con nuestros folklore, tango y milonga, tenemos mucho que decir de nuestras peripecias como latinoamericanos». Y amplió que «nosotros al blues le sumamos tango y folklore, debo de tener mil discos de pasta de tango. Es una forma de poesía el sonido, es como una declaración de principios, no todos queremos sonar igual. Hay sonidos que evitamos y buscamos lo que escucha el oído humano. Escuchamos al instrumento y reproducimos lo que da, somos más simples, estamos acostumbrados a que las cosas brillen pero los instrumentos no son así, en la forma de sonar de un instrumento hay una poesía, tiene una identidad, indica qué querés decir con ese sonido, que declara tu canción».

«No le ponemos micrófono al tambor por ejemplo, usamos sólo tres micrófonos que le da una aspecto real al instrumento. En sonar de una forma determinada hay una poesía, tiene que ver con que querés decirle a la gente con el sonido», resaltó.

Sobre el método creativo destacó Tapia que «empezamos por la música y vamos descartando, trabajando con lo que nos queda, buscamos las canciones empezando por el sonido». «No es un solamente sonido, es una artística y una forma de poesía que dice algo, es una declaración de principios, hay hiper ecualizaciones que evitamos, tratamos que las grabaciones tengan la aspereza del oído humano» amplió.

Sobre su residencia en el interior de Buenos Aires resaltó la tranquilidad , el cielo y el pasto como inspiración para componer, al respecto dijo que «vivir en las afueras nos baja a la tierra, podemos vivir más tranquilos. En mi casa  de noche no cierro con llave, hay confianza en el vecino. Quiero disfrutar y que no se me pase de largo, volver a tener esa sensación de seguridad, confianza y conocer a la gente del pueblo, con la que nos juntamos a charlar o simplemente comentar noticias que leemos en el diario, no tiene precio».

Sobre sus influencias remarcó Tapia que «yo me crie escuchando la radio, canto lo que aprendí en la radio. si no contás bien la cosa a nadie le va a interesar la historia», y aclaró que «mis influencias fueron los grandes conductores y locutores de radio, como Héctor Larrea y Antonio Carrizo».

Sobre los nuevos ritmos que se escuchan en las radios contemporáneas y sus audiencias, resaltó que «la Argentina tiene una escena musical inmensa, tenemos público para todo y no somos conscientes de eso» y explicó que «una cosa no mata a la otra,  debemos comprender las aptitudes de todos, valoramos la diversidad. Los tiempos cambian y me parece que cada uno debe crecer en lo que hace, todo el mundo reconoce la buena música, no es una cuestión de género».

La Mississippi se presentó el viernes pasado en el Teatro Avenida, fundado en 1908, contó sobre ello Ricardo Tapia que «allí estuvo García Lorca, es un teatro muy importante en el que nos pone muy contentos presentarnos. Vamos a recordar a los viejos republicanos esta misma noche en el show» y concluyó diciendo que «estamos felices de volver al país y al idioma de la infancia».

Pasó en Caput. Filosofía Rock