Compartir

Desde la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en la escuela Nº 49 de Moreno por una fuga de gas, se suspendieron las clases en todas las escuelas del municipio, empezaron las amenazas a docentes y estudiantes, secuestraron a una maestra, y el jueves a las 4 de la madrugada prendieron fuego la escuela secundaria Nº 36. Provocó la destrucción total del área de preceptoría, archivo, biblioteca y un salón. El relato de Cintia Encina, la presidenta del Centro de Estudiantes.

Me desperté y fui corriendo a la escuela. A las 4 am lo habían llamado al director que se estaba incendiando”, contó Cintia Encina, presidenta del Centro de Estudiantes de la EES 36. “Nunca pasó acá algo tan grave como esto. Es una situación extraña. Tal vez tenga que ver con las amenazas”, agregó.

La escuela quedó destrozada. “Estábamos sin clases porque, como saben, todo Moreno está en paro. Pero igualmente nosotros veníamos haciendo trabajos prácticos. Ahora se perdió todo eso porque se guardaba en preceptoría junto a las notas, historiales. Todo el archivo se quemó”, explicó la estudiante.

No se sabe cómo vamos a continuar. Estamos tristes porque la escuela fue construida por nosotros, por mano propia de los alumnos, padres, madres y profesores. La biblioteca, el salón donde funcionaba el centro de estudiantes. Nunca hubo ayuda del Estado”, contó la presidenta del Centro de Estudiantes.

“Estaba todo cerrado pero rompieron el portón para poder entrar. No fue casualidad. No fue un incendio por electricidad. Fue provocado”, concluyó la alumna.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 13hs).