El abogado de CORREPI, Ismael Jalil, se refirió a las detenciones de la Policía de la Ciudad, luego de la movilización por el esclarecimiento de la causa de Santiago Maldonado. «Las detenciones se produjeron a las 19 y se los trasladó a las 23:30 a hacer los fichajes. Se planteó un limbo jurídico en el cual estuvieron más de cuatro horas detenidos sin ningún tipo de imputación», contó.

Ismael Jalil, abogado de CORREPI, sostuvo en relación a las detenciones realizadas el sábado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que «esto es una continuidad de una línea histórica que tiene la derecha argentina, representada en este caso por “mi amigo Horacio”, en referencia al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. «Tiene que ver con la tendencia a tener muy en claro la denuncia de todo aquello que sea un pensamiento que cuestione el orden establecido. Sobre todo aquellos que hagan del ejercicio de la memoria y la exigencia de justicia un reclamo permanente», señaló.

«Es la continuidad del modelo Bullrich de reprimir, que la Ciudad de Buenos Aires ha incorporado como propio», remarcó. Con el respaldo mediático intentan buscar consenso sobre actividades que desde el punto de vista legal no tienen corroboración. Recurren a la falsedad para instalar que la represión se debió a un acto previo de provocación por parte de quienes se manifestaban».

«Hay varios detalles para tener en cuenta: el video que muestra Clarín, supuestamente acaecido en la Asociación Mutual Del Personal de Gendarmería, es en la calle Bartolomé Mitre al 2200. Desde ahí hasta el Cine Metropolitan, que es donde están filmadas las detenciones, hay más de 15 cuadras, no hay ninguna vinculación. Las detenciones, como lo dice la misma policía cuando establece el sumario, se hacen en momentos en el que se desconcentraban de la manifestación. Cuando salían, los esperaron y los cazaron». 

«Por otro lado, no existe una imputación por daño o por intimidación pública, que serían las imputaciones que corresponderían a un acto de esas características, según ellos mismos. No existe ni una sola molotov, es mentira lo que dice Clarín. Las detenciones se produjeron a las 19, los tuvieron en unas camionetas y en la calle y se los trasladó a las 23:30 a hacer los fichajes. El fiscal cuando decide liberar a todos, dice que se les da la libertad en el lugar de la detención, lo cual es mentira, porque ya estaban trasladados en la comisaría ex35. Se planteó un limbo jurídico en el cual estuvieron más de cuatro horas detenidos sin ningún tipo de imputación», explicó el abogado de CORREPI.

Pasó en Caput #ReportaCaput