La Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación, Marisa Graham, afirmó que se debe velar por el “derecho a la educación de los niños” y priorizar “el derecho a su propia salud y la de sus familiares”.

La Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación, Marisa Graham, afirmó que la postura del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sobre la presencialidad en medio de la pandemia, “pone en una falsa antinomia el derecho a la salud de la población y el derecho a la educación”. Además, remarcó que las declaraciones contrariadas entre el Presidente Alberto Fernández, el Jefe de Gobierno porteño y los Colegios “no ayudan en nada a los entornos familiares”.

En comunicación con Nelly Minyersky y Andrea Cuellar Camarena, la abogada señaló que, a pesar de las diferentes interpretaciones, la Constitución Nacional habilita al Poder Ejecutivo a “tomar medidas excepcionales frente a una situación efectivamente excepcional”. En consonancia, Graham consideró que no se generó el “consenso” necesario para velar por el “derecho a la educación de los niños”, pero también por “el derecho a su propia salud y la de sus familiares”.

Por último, la Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes resaltó que los colegios privados que desoyeron las medidas del gobierno nacional «genera presión en padres y madres que no quieren mandar a sus hijos a la escuela”. Por eso, Graham llamó a las familias a que “mantengan la serenidad” para preservar la calidad de vida de los chicos y chicas.

Pasó en Caput #SomosNosotras