La presidenta del CONICET, Ana Franchi, remarcó que el acuerdo con el FMI no implica una reducción presupuestaria en ciencia y tecnología, sino que por el contrario «luego de la pandemia aumentamos el estipendio de las becas y se aprobó una ley que implica un aumento progresivo del presupuesto en ciencia, para llegar al 1% del PBI en 2032, lo que va a cuadriplicar el presupuesto». A su vez, destacó las iniciativas de federalizar, dar oportunidades en todo el país para investigadores y de discutir las prioridades a investigar con los trabajadores ya que «no somos más que trabajadores de la ciencia», señaló.

La presidenta del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) y de la Red Argentina de Género, Ciencia y Tecnología conversó con Elizabet Vega Gron y el equipo de Filosofía Rock acerca de la importancia de la inversión en ciencia en la economía actual, la incorporación de recursos humanos y sobre el acceso al CONICET en todo el país.

En el comienzo de la entrevista Ana Franchi, describió la situación del Consejo de la Ciencia y la tecnología luego del macrismo, señaló que «recibimos un CONICET en una situación compleja, con el presupuesto reducido a la mitad, habían bajado 40% los salarios y las becas estaban por debajo de la línea de pobreza. Luego de la pandemia acomodamos el estipendio de las becas y se aprobó una ley que implica un aumento del presupuesto, que para 2032 va a implicar el 1% del PBI, lo que va a cuadriplicar el presupuesto». Ampliando en la situación presupuestaria, manifestó Ana Franchi que con «el acuerdo del FMI se consiguió que no se recorte en ciencia. Por eso digo que no estamos tan mal, estamos recuperándonos, tenemos que mejorar los salarios e invertir en equipamiento e infraestructura». 

En ese sentido recalcó la importancia de los programas Construye ciencia y Equipa Ciencia «que aseguran el equipamiento para poder seguir con las investigaciones, es una inversión que asciende a 60 millones de dólares, también vamos a construir edificios para Institutos que estaban prometidos hace años».  

«También trabajamos para federalizar la investigación científica, al día de hoy el 85% se hace en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Río Negro. Necesitamos que expanda a todo el país» señaló. «Tenemos nuevos ingresos que son para proyectos especiales en provincias con pocos investigadores, promovemos temáticas que interesen a las universidades y dialogamos con los gobiernos provinciales para facilitarles la vivienda. Empezamos con ingresantes de Río negro y se están concursando cuatro provincias más. Estamos viendo temáticas no tan exploradas, como ciencias del mar, forestales, contamos con acuerdos Parques Nacionales, con el INTA, también para fabricar medicamentos…» sostuvo la doctora en ciencias químicas. Y amplió al respecto al afirmar que «cada provincia recibe la misma cantidad de dinero así que se favorece a las que menos desarrollo tienen, a su vez, buscamos resolver temas concretos, los llamamos Proyectos Interinstitucionales en Temas Estratégicos (PITES), por lo que se está tratando de disminuir las asimetrías entre las provincias».  

 

Sobre las líneas de investigación subrayó que el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030 “es un plan que establece las líneas de investigación prioritarias, esa mirada estratégica fue discutida en muchísimos lugares. Y por supuesto que también en la CTA y la CGT. Somos trabajadores de la ciencia, considerando eso nos pareció bien hablar con las confederaciones de los trabajadores». 

En cuanto a proyectos de ciencias sociales y humanidades, indicó que «se llevan adelante diversos proyectos, durante la pandemia se estudió sus efectos en las comunidades originarias, la recuperación de la memoria, temas asociados a la crisis económica y se trabaja mucho en proyectos multidisciplinarios, un mismo problema se aborda desde distintas disciplinas, se atacan desde distintas aristas».  

Sobre las desigualdades de género en el CONICET, señaló Ana Franchi que «el 60% becarias y el 53% son investigadoras. Sin embargo lo que no ocurre es que las trayectorias sean iguales, siempre es más difícil para las mujeres, para compensarlo trabajamos en jardines maternales para ayudarlas en las tareas de cuidado, estamos atentos con el tema de la violencia laboral y de género, impidiendo que las personas denunciadas puedan dirigir proyectos, y vamos a capacitar en la ley Micaela en unas pocas semanas. En cuanto  a las disidencias, en lo administrativo cumplimos con el cupo travesti trans, así que también vemos avances» concluyó la presidenta del CONICET en Radio Caput.  

Pasó en caput. Filosofía Rock.