El flamante decano de la Universidad de Filosofía y Letras, Ricardo Manetti, contó acerca de su intención de transformar las realidad política y académica, en ese sentido destacó que «creo necesario desmontar el sistema patriarcal y heteronormativo que atraviesa a una institución centenaria como la UBA». Su mirada apunta a «repensarnos como sujetos y apropiarnos de nuevos saberes y pensamientos que nos proponen las nuevas generaciones» en función de problemáticas de género, racialidad, etnicidad, clase social, respeto por el ambiente y una estrecha vinculación con el territorio.  

En diálogo con Elizabet Vega Gron y el equipo de Filosofía Rock, Ricardo Manetti, licenciado en Artes, recientemente elegido decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, quién es el primero en proponer una universidad transfeminizada.

Ricardo Manetti llega a ser decano tras la gestión de Graciela Morgade, con quien comparte puntos de vista y la necesidad de trabajar para que cada vez haya más espacio para mujeres y disidencias en la universidad pública. «Hasta que llegó Graciela habían sido todos los rectores varones por lo que hay un modelo que pervive por eso creo necesario desmontar el sistema patriarcal y heteronormativo que atraviesa a una institución centenaria como la UBA».
A partir de su llegada, en simultáneo con la del nuevo rector de la UBA, Ricardo Gelpi, Filosofía y Letras apunta a mejorar la relación con el decanato, que «implica poder dialogar, el decano conoce mi mirada de disidencia. Creo que podremos habilitar un diálogo que posibilite pensar otras lógicas para poder hacer transformaciones». En ese sentido destacó la importancia para la comunidad de Filosofía y Letras de su presencia el día de la asunción, «el modo en que se lo recibió fue beneficioso y afectuoso» sostuvo en relación con la presencia de Gelpi en la sede de Puán.
A su vez, explicó que transfeminizar la UBA implica no sólo repensarse con respecto al lugar que se le da al género femenino, sino que también «significa repensarnos como sujetos con nuevos saberes y pensamientos que nos proponen las nuevas generaciones, en función de problemáticas de racialidad, etnicidad, clase social, el respeto por el medio ambiente, la vinculación con el barrio y el territorio».

 

En cuanto a sus proyectos para la gestión recalcó Manetti que «me interesa el trabajar en conjunto, vamos a defender demandas de los trabajadores que estén insatisfechas, tengo buena relación con los gremios tanto docentes como no docentes. Tenemos un nuevo edificio con entrada por la calle Bonifacio, por lo que planta deberá crecer, son nueve pisos que requieren mantenimiento y atención permanente. También afianzar las políticas de investigación. Los docentes e investigadores deben tener mejoras». Y destacó «la puesta en valor del edificio de Puán, con arreglos de la fachada, pintura, arreglos en el patio. Sin olvidarnos de los otros espacios, como el Museo Etnográfico, la sede de Tilcara, el SIDAC de Barracas en el que Filo que tiene un gran trabajo territorial y donde se inició una política de desarrollo que va a perdurar» añadió.

 

Por último el decano llamó a defender la libertad de cátedra, la actualización permanente de los contenidos, con diálogo con las nuevas agendas académicas. «En Filo se dictan nueve carreras, cada una con una junta departamental, donde los diferentes claustros revisan y actualizan los planes de estudio. Iremos proponiendo que los programas incorporen más autoras y más contenidos poscoloniales» señaló Manetti.

 Pasó en Caput. Filosofía Rock