Matías Tomsich, secretario general del Sindicato de Trabajadores Caninos, contó acerca del proyecto de ley que impulsan para ser reconocidos como trabajadores y de ese modo tener todos los derechos laborales, «hoy somos 100.000 trabajadores informales en todo el país y todo indica que cada vez seremos más». Recalcó que fueron declarados esenciales durante la pandemia para ayudar al aislamiento y ahora demandan por sus derechos, al respecto expresó que «el régimen especial sería un salto histórico, por eso estamos felices ya que estamos más cerca de conseguirlo».

Matías Tomsich dialogó con Elizabet Vega Gron y el equipo de Lugares Comunes, en Radio Caput y Güemes AM 1050, y expuso sobre el proyecto de ley que busca reconocer derechos laborales a los trabajadores caninos. Desde el Sindicato de trabajadores caninos hicieron esta semana una presentación ante el Congreso Nacional para trabajar en los derechos laborales de quienes cuidan y atienden a nuestras mascotas, en la redacción de un régimen especial que los ampare.

En un comienzo, Matías describió la labor del sindicato, sostuvo que «hace nueve años que nos venimos organizando, nos sólo somos paseadores, también adiestradores, peluqueros, auxiliares veterinarios, es decir todos los que trabajamos con perros que no sean veterinarios». «El sindicato es nacional, somos 100.000 trabajadores caninos sin protección laboral. Sólo en CABA uno de cada tres tiene mascota, hay 20.000.000 millones de perros como mascota que son parte de la familia, son familias multiespecie, como le dice el doctor Romero», añadió.

«Nuestro proyecto es ser reconocidos como trabajadores, hoy somos informales, nuestra pelea es por tener los derechos laborales como ART, aportes jubilatorios, aguinaldo y vacaciones», señaló. Y agregó que «es un laburo muy individualista el de paseador, casi ni nos hablábamos, entonces poco a poco empezamos a generar una comunidad y charlar con otros compañeros. Más tarde, empezamos a asesorarnos con compañeros de distintos gremios, nos reunimos con la CGT y la CTA, SADOP, ATE, Víctor Santa María del SUTERH, quienes nos explicaron la importancia de organizarnos y pelear en conjunto para mejorar nuestro laburo».

En cuanto al trabajo que están haciendo para ser reconocidos por las cámaras de representantes, manifestó Matías Tomsich que «planteamos que las y los paseadores de perros tenemos multi empleadores y que como son relaciones laborales largas, ya que generalmente paseamos al perro por varios años, se genera un vínculo. Entonces, los empleadores serían los dueños del perro, algo como lo que se hizo con el blanqueo de régimen de empleadas de casa de familias. En nuestro caso, la relación laboral puede terminar por cuestiones que exceden al dueño del perro, por lo que planteamos una caja asistencial. Proponemos que el 5% del salario vaya a esa caja y cuando se termina la relación, cobrar lo que se fue acumulando como tiene el sindicato de la construcción». Y subrayó que «el régimen especial sería un salto histórico, por eso estamos felices ya que estamos cerca de conseguirlo».

«El proyecto lo presentó la diputada Gisela Marziotta el viernes pasado, le agradecemos profundamente porque se puso al frente de 100.000 trabajadores sin protección laboral. Ahora estamos hablando con diferentes diputados para que avalen el proyecto y se gire la comisión de Trabajo para que se trate en la Cámara, esperemos que el año que viene se pueda aprobar», destacó Tomsich.

Por último, Matías Tomsich comentó algunos antecedentes de este proyecto de ley que impulsan, recalcó que «el 19 de marzo de 2020, por la pandemia dejamos de percibir ingresos. Dejamos de tener fuente laboral, y en el sindicato tuvimos que repartir bolsones de comida. Como había que cuidar a las familias propusimos que nos declaren esenciales, así colaboramos al aislamiento, sacando a las mascotas que también estaban encerradas. Necesitábamos trabajar para parar la olla».

Matías Tomsich finalizó su intervención en Caput, con un razonamiento al que no le falta lógica: «Si en la pandemia éramos esenciales, necesitamos que ahora nos reconozcan como trabajadores», afirmó.

Pasó en Caput. Lugares Comunes