Compartir

Durante el apagón nacional del domingo, la localidad cordobesa de Ticino evitó quedarse a oscuras por producir su propia energía con un sistema de biomasa. La intendenta, Liliana Ruetsch, comentó: “Buscando una solución al problema de la contaminación que generaba la cáscara de maní, había un proyecto de una planta generadora de energía, que utilice de combustible a la misma cáscara de maní. Esto se implementó finalmente en 2018”.

La generación por biomasa incluye las etapas de acopio de los restos del maní y su traslado a la caldera donde se queman para obtener vapor de agua de alta presión. El vapor va a una turbina que produce energía mecánica de rotación que, con el acople a un generador, se transforma en energía eléctrica.

¿A cuánta gente puede abastecer la planta?

“Puede abastecer a todo el pueblo y a toda la zona industrial, podríamos alimentar a ocho pueblos como nosotros. Mientras haya materia prima, esto funcionaría de forma continua. Aún tenemos parte de la cosecha del año anterior. Desde agosto hasta ahora, no ha parado la producción de energía.”

“Esto se inyecta al sistema interconectado, se vende a Cammesa, esta a EPEC (Empresa Provincial de Energía de Córdoba), y a EPEC le vende la cooperativa, por tanto el pueblo le sigue comprando a la cooperativa”.

¿La energía en Ticino es más barata?

“No, primero porque tenemos cooperativas que son más caras que la EPEC, y ese es el ente regulador el que autoriza las tarifas. El sistema interconectado funciona de esta manera, no permite vender en forma directa, así que tenemos que vender a Cammesa y desde ahí hacer la distribución. Además la energía de biomasa es una de las más caras de producir”.

Pasó en Caput #ReportaCaput