Compartir

La Secretaria de Salud, a cargo de Adolfo Rubinstein, lleva dos años evadiendo la aprobación de la medicación necesaria para el tratamiento de la Atrofia Muscular Espinal (AME), una enfermedad congénita que afecta principalmente a niños y niñas. Al no ser aprobado, quienes no tienen una prepaga u obra social no pueden ser tratados.

El padre de un paciente de AME, Martín Méndez, denunció el accionar de la Secretaría de Salud y el Ministerio de Desarrollo Social por no aprobar el uso de la medicación en Argentina. “Como el secretario Rubinstein no aprueba el medicamento, quienes no tienen una prepaga u obra social no pueden ser tratados”, dijo Méndez.

“En Brasil, Uruguay  y varios países de Centroamérica ya está hecho el registro de la medicación”, dijo Méndez en conversación con Radio Caput, y responsabilizó, también, a la ministra Carolina Stanley por la ausencia de políticas públicas para facilitar el acceso al tratamiento.

Quienes pueden costear una prepaga deben solicitar un recurso de amparo para poder comenzar el tratamiento que mejora la calidad de vida de quienes portan esta condición. Incluso en ese caso, las empresas de la salud dificultan la administración de la droga. 

Méndez comentó, además, sobre la situación vivida con una de las prepagas más caras del mercado, OSDE. Aseguró que los directivos de la empresa “presionan a médicos y clínicas para que no apliquen la medicación. Los especialistas nos dicen que quien lo hace es borrado de la cartilla y removido del sistema de salud”.

Pasó en Caput #LaRectaFinal