Compartir

La abogada Graciana Peñafort habló de la violencia creciente en la sociedad y sus posibles causas, y destacó las posibles medidas de un próximo gobierno en el sistema de justicia: “Me parece que el sistema de justicia va requerir un trabajo, sobretodo del Parlamento, y además un trabajo de la propia justicia, del propio Poder Judicial, que es quién va a tener que definir criterios de actuación conformes la norma democrática”, dijo en diálogo con Lía Méndez.

Sobre los hechos violentos ocurridos en la sociedad en el último tiempo y avalados además por el gobierno

“Yo creo que en la sociedad argentina han habido quienes han impulsado discursos de odio, y estos discursos de odio se terminan traduciendo en hechos violentos, necesariamente. Con lo cual no hay que cuestionar solo la política, hay que cuestionar por qué la sociedad emite esos mensajes violentos a su propio sistema de mensajes posibles. Dicho en otras palabras: Por qué no se reprime este tipo de discursos”, afirmó la abogada.

“No es solo la política la que impulsa este tipo de discurso, los medios de comunicación tienen mucho que ver también, y la sociedad en general, porque, es sencillo, si un medio está justificando la violencia por mano propia llamándola justicia, lo que deberíamos hacer los argentinos es cambiar de canal, que sepan que este tipo de discurso no tiene adefesio de la sociedad; pero no lo hacemos, entonces no hay manera en el cual la ciudadanía o una parte de la ciudadanía pueda dejar claro el mensaje: Que no hay espacio para ese tipo de discurso de odio. No es solo la política: Es la sociedad completa”.

“La dirigencia política no es un grupo de iluminados, son personas que la sociedad elige para que los represente. La dirigencia política nace de la sociedad, no es que vienen en una nave alien extraterrestre, y dicen: ‘Hola, somos la dirigencia política’. Vienen de una sociedad”, sostuvo.

“A mi no me gusta esta dirigencia política que tenemos ahora, no me gusta Mauricio Macri, pero en algún momento la sociedad aceptó que estos sean sus representantes. Entonces si vos me preguntás a mi, yo creo que más que cuestionar a la dirigencia política, es cuestionar a quienes eligen a esas personas y a ese tipo de discurso como dirigencia, hay registrar sobre uno mismo como sociedad“, expresó Graciana.

Democracia de baja intensidad

“Una vieja categoría de la democracia, cuando uno divide tipos de democracia, hablaba de democracia de baja intensidad. ¿Qué es una democracia de baja intensidad? Es una democracia en la que el único control real es el control electoral una vez cada tanto tiempo, y la Argentina hoy tiene claramente una democracia  de baja intensidad, de hecho diría, es tan baja que mayoritariamente una parte importante del pueblo argentino le ha dicho que no a este tipo de política que no le abren la participación al ciudadano pero mientras tanto gobiernan y no corrige el discurso”.

“Es la paradoja que tenemos en las PASO: una conducción política que no responde mayoritariamente a la expresión popular del pueblo argentino. Igual hay que decir que respondió alguna vez, porque esta dirigencia la tenemos porque la votaron. Me parece que hay que volver a pensar qué vamos a hacer de aquí en más con aquellas expresiones de la política que generan daño con los discursos de odio“, concluyó.

Posibles medidas del sistema judicial

“No hay área que no esté perjudicada. Primero, no es chasquear los dedos y que cambie el sistema de justicia. En los nombramientos, hay que tener en cuenta que una parte del peronismo ha dado acuerdo a esos nombramientos, entonces me parece que el gobierno va a tener que hacerse cargo, el futuro gobierno, de lo que votaron personajes como Pichetto”, aseguró la abogada.

“Lo que pasa es que tenemos esa cuestión tan poco institucional de que el que hace seis meses era el jefe de bloque del peronismo (en el Senado de la Nación), hoy es el candidato a vicepresidente del sector que combate al peronismo”.

“Pensemos en términos institucionales: vos tuviste como el principal tomador de decisiones del bloque de la oposición a una persona que hoy es el segundo en la formula del oficialismo, el macrismo que hablaba de la institucionalidad: Hay pocas cosas menos institucionales que lo que han hecho con la fórmula que lo incluye a Pichetto; no es un descalificativo hacia Pichetto, es un descalificativo a la conducta política, es muy poco institucional esto”, afirmó la abogada.

“Saliendo de esta cuestión que es anecdótica, pero no menos importante mencionarla, voy a decir esto; me parece que el sistema de justicia va requerir un trabajo, sobretodo del parlamento y además un trabajo de la propia justicia, del propio Poder Judicial, que es quien va a tener que definir criterios de actuación conformes la norma democrática”, porque ahora todos pueden decir: ‘El gobierno nos obligaba’. A mí eso siempre me parece una mala excusa, porque si vos no podés resistir las presiones de un gobierno, por ahí no podés ser juez”, cerró.

Pasó en Caput #QuererseLibre