Compartir

La jueza federal de San Martín, Martina Forns, habló sobre el informe de la ONU, que reveló las presiones del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial, y explicó: “Todo esto no es gratuito para un Estado: el amedrentamiento hacia la justicia, que es quien tiene que administrar y decidir sobre la vida, la propiedad y los derechos de la población”.

¿Qué opinás sobre el informe de la ONU?

“Maravilloso, porque primero alguien que nos escucha, que a través de los organismos de derechos humanos y toda esta gente que nos representó ante este organismo, recién ahora se pide explicaciones al Estado, que va a tener 60 días“, explicó la jueza.

“Todo esto no es gratuito para un Estado: el amedrentamiento hacia la justicia que es quien tiene que administrar y decidir sobre la vida, la propiedad y los derechos de la población”, sostuvo.

¿A qué te referís cuando decís “Nos han escuchado”?

Dentro de la Argentina hubo otras instituciones que debieron haber activamente defendido las decisiones de la justicia. Por ejemplo, la
Asociación de Magistrados, que no solamente no defendió, sino que tampoco fue corporativa, porque solamente se puso a acusar o a defender a jueces que fueron justamente cuestionados por la sociedad”.

“Salió a defender a algunos jueces que estaban justamente señalados por violación de procedimiento, de derechos humanos, que fueron nombrados por decreto. Es decir, fue corporativa con ciertos jueces que justamente fueron aquellos denunciados. Solo defendieron a los jueces oficialistas”.

“No solamente aquellos jueces, como Gils Carbó, Alejo Ramos Padilla, no fueron defendidos, sino que fueron atacados. Se liberaron las denuncias ante el Consejo de La Magistratura“.

¿Cómo es el amedrentamiento a jueces?

“En principio, sabemos que un conjunto de medios comienzan a hostigarlo, le buscan sus antecedentes, su familia, le publican la peor foto en una tapa de un periódico. Y después empiezan, por supuesto, los servicios de inteligencia, que van, te visitan, llevan sentencias en algunos casos, para que veas qué modelito tenés que firmar”, concluyó.

Pasó en Caput #No hay dos sin tres