La diputada de la Provincia de Buenos Aires, Mariana Larroque, contó detalles de la norma aprobada por ambas cámaras que resguarda a las infancias y adolescencias. La Ley de Buen Trato implica capacitaciones obligatorias al personal del Estado Provincial, de municipios y organizaciones de la sociedad civil; como también a trabajadores de educación y salud. «Esta ley busca interpelar a la sociedad y llamar a la reflexión para que los niños crezcan en un entorno saludable, y se garanticen sus derechos«.

La diputada de la Provincia de Buenos Aires (PBA) por el Frente de Todos, Mariana Larroque, dialogó con Elizabet Vega Gron y Javier Corcuera en Lugares Comunes acerca del proyecto para la capacitación obligatoria en la promoción del buen trato a niñas, niños y adolescentes, que ella impulsó y fue aprobado en el Senado Provincial convirtiéndolo de esta manera en ley.

La diputada expresó que «la ley toma como a modelo la Ley Micaela (sobre capacitaciones en temas de género), para la capacitación en los tres niveles del Estado, también en la educación, salud y organizaciones sociales». «Lo que conseguimos con la lucha de la mujeres, que llegó a la sociedad civil, tenemos que trasladarlo a las niñeces que son mucho más vulnerables», agregó.

Mariana Larroque subrayó que las violencias hacia las mujeres y las infancias tienen una raíz común que es el patriarcado. Reconocer y desarmar las violencias naturalizadas es una tarea que tenemos que hacer el conjunto de la sociedad y por eso proponemos espacios de formación y reflexión sobre nuestras prácticas. «Buscamos interpelar el sentido común adultocéntrico», sostuvo.

Mariana Larroque añadió que la norma «da herramientas a los adultos para que traten mejor a estos seres vulnerables y se garanticen sus derechos y para que los adultos comprendamos mejor los procesos madurativos de niñas, niños y adolescentes. A veces creemos que nos manipulan o tienen caprichos cuando son parte de su desarrollo. La ley es un piso del que partir para generar las condiciones para que las y los niños puedan desarrollarse». A su vez, contó que esta ley tomó los parámetros de un estudio realzado por la UNICEF que evidenciaron que que tanto en la PBA como en todo el país en más de la mitad de las familias se registra al menos un método violento, tanto físicos como verbales, a niñas, niños y adolescentes. El objetivo es propiciar relaciones interpersonales entre adultos y adultas y niños, niñas y adolescentes basadas en principios de respeto y cumplimiento de los derechos, consideró. 

«Tenemos que dejar de entender a la violencia como un ordenador de las crianzas. Un chirlo no consigue nada, sólo pone a los niños en lugar de objetos que se debe enderezar, cuando lo que necesitan realmente es contención, acompañamiento y un entorno saludable para que se desarrollen» destacó la diputada. 

Además Mariana recalcó que la violencia y el abuso se incrementa por el hecho de ser niña.  En cuanto a prevenir el abuso sexual infantil recalcó Larroque que «la norma colabora para generar conciencia y esperamos que contribuya y promueva la denuncia, ya que aún cuesta mucho denunciar. Mucha gente sabe de la situación pero mira para otro lado». 

Pasó en Caput. Lugares Comunes