La comisionada en el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura, Diana Conti afirmó que las personas de riesgo privadas de su libertad tienen el derecho a recibir una vacuna contra el coronavirus porque “una condena altera sólo la libertad de la persona, no su salud».

Diana Conti remarcó que “el hacinamiento deteriora la salud” por lo que quienes están tras las rejas “deben recibir la vacuna cuando son grupos de riesgo”.  Asimismo, aseguró que si bien el virus no golpeó fuertemente a la población carcelaria, como sí lo hizo en otros ámbitos de encierro, “el nivel de letalidad se duplica al de una persona contagiada en libertad”.

En comunicación con Marcelo Duhalde, la abogada sostuvo que aunque la labor del Comité es periódicamente repudiada por la “apatía social y el desprecio inhumano” frente a las personas privadas de su libertad, su objetivo no es otro que cumplir con los tratados internacionales de Derechos Humanos. Por eso, señaló que deben recibir la vacuna contra el covid porque “una condena altera sólo la libertad de la persona, no su salud y todos los demás derechos que tienen”. 

Por último, la diputada nacional mandato cumplido explicó que el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura, constituido a fines de 2017, conformó un sistema de cobertura “para poner ojos del afuera en los lugares de encierro”. Conti aseguró que de otro modo “el hacinamiento y la tortura no van a acabar”. Asimismo, puntualizó en la importancia de “sensibilizar a la sociedad” sobre las personas que cometieron un delito, y fueron condenadas, ya que “el trato digno nos beneficia a todos”.

Pasó en Caput #Desandando