Compartir

El ex canciller Rafael Bielsa consideró que “la preocupación de Estados Unidos por la corrupción no se vincula únicamente con la competitividad de las empresas norteamericanas, sino que es un extraordinario pretexto para intervenir en la política del patio trasero”.

Geopolítica

“Creo que hay una gran verdad en que la preocupación de Estados Unidos por la corrupción no se vincula únicamente con la competitividad de las empresas norteamericanas, sino que es un extraordinario pretexto para intervenir en la política del patio trasero“, aseguró el ex canciller.

“En el departamento de Estado de Estados Unidos, en el último presupuesto que ha sido aprobado, su presupuesto fue reducido en más del 35 por ciento. Esto significa que la toma de decisiones de política exterior de los Estados Unidos pasa mucho más por Donald Trump que por la burocracia estatal o la comunidad de inteligencia”.

Trump, China, Rusia y América

“En el caso concreto de Trump, es un presidente absolutamente imprevisible. Hay algo que hizo con el manejo de Steve Bannon, que es el gran ideólogo de la derecha norteamericana, es el que armó Cambridge Analytica: Al poco tiempo que se hace cargo Trump de la presidencia, Estados Unidos tiene un Consejo Nacional de Seguridad, que es el máximo órgano consultor estratégico del presidente; Trump decidió que fuera Steve Bannon a las reuniones, que era un contratado”, explicó.

“Entonces, luego de la dimisión del asesor nacional de Seguridad frente a esto, Trump dio marcha atrás, lo retiró a Bannon y restauró la asistencia de los directores de Inteligencia y de las Fuerzas Armadas que había suprimido. La pregunta es: ¿En qué manos estamos?.

“Yo no digo que Estados Unidos está detrás de todo lo que pasa en la región. Lo que digo es que hay intereses, que China y Rusia, en particular Rusia en un aspecto, es una de las principales amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos. China ahora en otro, con la competencia tecnológica del 5G“.

“El mundo nunca fue tan complejo como hoy, y eso tiene que ver con que no hay un país hegemónico, la hegemonía está siendo disputada. Los dos países, China y Estados Unidos, tienen en claro lo que está en juego. China tiene una estructura político-burocrática más apta para una pelea que la de EEUU. Además está la Unión Europea, con todos problemas que tiene, y estamos nosotros con nuestras debilidades relativas que pueden ser fortalezas si las sabemos leer bien”, concluyó

Pasó en Caput #IdentidadColectiva