El abogado constitucionalista y defensor de los derechos humanos, Eduardo Barcesat, sostuvo que la reforma del año 1.994 «fue limitada porque no modificaba el proyecto político económico del año 1.853».

Barcesat sostuvo que es necesaria una nueva Constitución ya que «en el 94 se hizo una reforma limitada». Y detalló que la parte que se diseñó como el proyecto político económico para el año 1.853 no se modificaba.

En diálogo con Larry Levy, el abogado opinó que un texto de 1.853 no puede servir en el siglo 21. Y amplió que la parte dogmática tiene que ser revista con 3 ejes: el de la unidad regional, el de la tutela de las riquezas y recursos naturales.

En ese sentido, añadió que en este territorio hay depósitos hidocarburíferos de vaca muerta, el litio y las mayores reservas de agua potable y tierras aptas para la agricultura. Y afirmó que «al embajador norteamericano le interesa un gobierno amigo para que el imperio se pueda apropiar de esto».

Explicó que el tercer eje sería llevar a la Constitución las políticas de derechos humanos. Y opinó que «los textos de derechos humanos ya están incorporados pero uno sale a la calle y hay gente sin acceso a agua potable, durmiendo en la calle».

Por último, concluyó que «en la medida que el pueblo argentino comprenda que la lucha por condiciones dignas de vida es también por la institucionalidad se va a poder realizar».

Pasó en Caput #NosotrosLosOtros