Compartir

Tras la decisión del Banco Central de subir la tasa de interés al 40 por ciento, el economista e investigador Ricardo Aronskind sostuvo que son “típicos anuncios diseñados para atraer la atención de los especuladores”, y que pretenden “diluir la corrida antes que se transforme en una preocupación masiva de la población”.

En conferencia de prensa, los ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo anunciaron la modificación de la meta fiscal del 3,2 al 2,7 por ciento, y la rebaja del presupuesto para obra pública, además de ratificar el total apoyo del gobierno a la gestión Federico Sturzenegger en el BCRA. “Todo este episodio, que empezó hace 10 días, no fue buscado por el gobierno“, consideró Aronskind, y agregó que la conferencia fue una muestra “no de fortaleza, sino de una situación un poco desesperada”.

El investigador alertó que el 15 de mayo vencen “aproximadamente 32 mil millones de dolares en Lebacs, y hoy las reservas están en 54 mil millones“. “Si ocurre que todos esos pasan de Lebacs a dólar, se vuela la mayor parte de las reservas y el gobierno entra en una situación de mucha fragilidad“, afirmó.

“El problema es qué empieza a pasar con los pequeños y medianos ahorristas. Si se intranquilizan o no, si la gente empieza a asustarse y a querer sacar plata de los bancos, o a comprar dólares. Eso puede generar una presión adicional sobre las reservas”, advirtió Aronskind.

El miércoles de la semana pasada el BCRA vendió 1472 millones de dólares para contener el incremento de la divisa norteamericana. “Eso no es gente común que esta comprando dólares. Esos son grandes fondos de inversión, y en general del exterior”, dijo el economista, y resaltó que “grandes firmas internacionales que venían apoyando al gobierno, la semana pasada le jugaron muy fuerte en contra”.

La devaluación afectará instantáneamente el precio de las tarifas y los combustibles, ya que el gobierno decidió atar su valor al del dólar. Para Aronskind, también sufrirán las consecuencias “el tejido productivo y las PyMES“, además de que plantea “un escenario muy negativo para el crédito” que “va a impactar en el mercado inmobiliario”. “La tasa del 40 es una locura, exorbitante y altísima“, remató.

Para concluir, Aronskind sostuvo que hay “problemas de fondo en la coalición que gobierna”, lo que dificulta la toma de decisiones cuando, por ejemplo, “los exportadores quieren un dólar alto, pero otros sectores, que quieren mandar divisas al exterior, quieren un dólar barato”. “Este gobierno es como la sumatoria de todos los intereses de diversas fracciones empresarias juntas, y son contradictorios“.

Pasó en Caput. #AburridosPeligrosos (Lun a Vie 14hs)