La exministra de economía, Felisa Miceli, consideró que es positivo que Sergio Massa haya fortalecido las reservas del Banco Central (BCRA) para estabilizar el tipo de cambio, pero recalcó que debe incrementar las negociaciones para limitar a quienes aumentan los precios y empezar a cortar la dinámica inflacionaria.  Subrayó que la gestión de Martín Guzmán fue «negativa para la Argentina», por el acuerdo con el Fondo Monetario que nos dejó, los pagos con los privados a partir de 2025 y la deuda pública que emitió.

En Lugares Comunes dialogó con Elizabet Vega Gron y Javier Corcuera, la exministra de Economía de Néstor y Cristina Kirchner, Felisa Miceli quien analizó la situación económica del país en el aire de Radio Caput y Güemes AM 1050.

Felisa Miceli caracterizó la gestión del exministro Martín Guzmán de «negativa para la Argentina», ya que «fue el ministro de la deuda, nos dejó con un acuerdo con acreedores privados que implica fuertes vencimientos a partir de 2025, y con el FMI nos deja un acuerdo convencional, el mismo que le da a todos los países sin aportar un dólar y deja grandes condicionalidades. Piden ajustes presupuestarios, aumentos del tipo de cambio y la tasa de interés un acuerdo que promueve la inflación y la restricción» en un contexto en que la economía necesita seguir creciendo explicó Felisa Miceli.

Miceli se expresó de acuerdo con que Sergio Massa juntó a todas la áreas de la economía, ya que «en momentos crisis se debe tener decisión en todas las áreas». «Las tareas de Massa en un comienzo eran lograr estabilidad cambiaria, pero ahora debe dedicarse a la inflación para mejorar las condiciones de vida y la distribución del ingreso», añadió.

Sobre las decisiones del ministro de Economía, Massa, recalcó que «veo positivo conservar las reservas, y refinanciar la deuda en pesos del sector público, hay una catarata de bonos que emitió Guzmán. que es Imposible de pagar, también limitó la emisión monetaria de lo que va al Tesoro, falta un Estado inteligente que ponga límites a los que aumentan los precios y a los abusos de posición dominante. Es difícil en un comienzo abordarlo, pero cuando las cosas se asientan como ahora, el Ministerio de Economía debería negociar con esos sectores oligopólicos para que frenen los aumentos. Aumentan porque pueden y se cubren hacia el futuro y eso se debe terminar»

«Dadas las circunstancias era indispensable fortalecer las reservas del BCRA, Martín Guzmán junto a Miguel Pesce son responsables por la falta de reservas. por esa dilapidación de 31.500 millones de dólares, por la que el acuerdo con el Fondo Monetario (FMI) se cerró en la perores condiciones, sin un dólar en el BCRA», remarcó Miceli. Y amplió que «en tres años se  dilapidaron 27.000 millones de dólares mas 4.500 del FMI que desaparecieron en cuestiones que no tenían prioridad, como importar barcos y autos de lujo, con divisas de la Argentina»

Sobre la recuperación económica que no derrama señaló Miceli que «para la producción la pandemia fue devastadora. La actividad economica se paralizó y bajó 10% en 2020 el PBI, pero en un año se recuperó y no se desplomó el empleo, gracias al ATP y la doble indemnización». Sin embragó recalcó que «faltó política distributiva de ese crecimiento, vimos la pérdida que hubo en la distribución del ingreso. Aún con crecimiento de la productividad, las empresas aprovecharon esas ventajas y los trabajadores perdieron participación en el PBI». Por eso «controlar la inflación es la clave, cualquier bono se lo come la remarcación de precios, cuando lo cobra luego de un mes, las cosas subieron tanto que se pierde el poder de compra».

«El problema inflacionario es lo primero que debemos resolver, para eso hay que poner la lupa en la cadena de valor y mirar los precios de los insumos como el cartón y el aluminio y los derivados de petróleo, restringir el acceso a divisas es una herramienta con la que cuenta el Estado para negociar, hoy las empresas que importan tienen acceso al dólar subsidiado, limitar las importaciones es otra, el Estado tiene herramientas y se las puede ayudar de muchas maneras para que no aumenten”, señaló.

«Con el dólar soja se liquidaron 28.000 millones de dólares de lo que 5.500 quedaron en las reservas, pero serán difíciles de mantener. Para eso se debe tomar medidas con los Importadores de bienes no indispensables lo hagan con sus propios dólares. Para afinar esas importaciones la gestión de Guillermo Michel en la aduana es fundamental ya que «deja en manifiesto las maniobras turbias, de sobrefacturación para hacer una diferencia especulativa con el tipo de cambio», remarcó.

Para 2023, tengo esperanza. Desde el Frente de Todos tenemos un liderazgo claro que es el de Cristina, que puede mostrar el período de 2003 a 2015 en el que todos los sectores tenían la posibilidad de programar su vida y de tener certidumbres. Eso se perdió con Macri y hay pendientes temas centrales, Massa deberá bajar la inflación y se verá». Por último agregó que «veo con satisfacción el triunfo de Lula en Brasil y que los republicanos en EEUU no haya arrasado porque los electorados no se derechizaron y tenemos optimismo y la conciencia de que quedan muchas tareas por realizar”.

Pasó en Caput Lugares Comunes