Compartir

El macrismo hizo un desastre de endeudamiento terrible en sus primeros dos años. En febrero del año pasado se les cortó el crédito internacional, ocultando la situación, salieron desesperados para obtener 50 mil millones de dólares del FMI, pero en ningún momento dejaron de vender dólares sin ningún tipo de restricciones. Nosotros estamos pagando eso: la extrema debilidad que generaron en el mercado cambiario argentino por la falta de dólares”, explicó el economista Ricardo Aronskind respecto de las decisiones que llevaron a la crisis económica.

Aronskind sostuvo que “da la impresión que van tomando medidas demasiado tarde en relación a los problemas que generaron. Cuando tuvieron que ir al FMI de manera desesperada, deberían haber metido restricciones cambiarias y haber exigido al sector exportador que liquide las divisas. Se dejó caer las reservas y la percepción es que no se sabe si llegan al diez de diciembre con las reservas que tienen. Pero esto es producto de un conjunto de decisiones pésimas acumuladas que llevaron a esta situación”.

Asimismo, Aronskind reflexionó sobre las razones por las que el gobierno llevó adelante estas decisiones: “Quieren beneficiar a un sector especulador. La clave de toda la política macrista es defender el puente de oro que es la venta libre de dólares para que se puedan fugar de la Argentina, esto es la médula de la política macrista. Aparte tiene una ideología liberal global, sobre la libertad de los mercados. Recién hace poco pusieron restricciones pero poner como tope una venta de 10 mil dólares es un desastre y no tiene nada que ver con al realidad, la inmensa mayoría de los argentinos no compra esa cantidad, lo siguen dejando para que continúe la fuga. Cada vez debilitan más las reservas, y el pequeño rico y ciudadano común entiende un poco de esto y comienza a comprar algunos dólares”. 

Respecto de las decisiones de los últimos meses del gobierno de Mauricio Macri, Aronskind expresó: “El único camino posible para evitar una situación muy catastrófica es profundizar todo lo que tenga que ver con la administración de divisa, tratar de controlar lo más que se pueda la pérdida de divisas del Banco Central, yo no sé si van a seguir en el sendero irresponsable definido por el presidente, que lo es desde el día que asumió, por eso estamos en la situación que estamos”. “El escenario depende del ritmo en que se vayan las reservas, si no dan ninguna medida, la gente se asusta y los diarios contribuyen a esto, puede ser que el gobierno no llegue al diez de diciembre, se le agoten las reservas antes y tengan que incumplir algún compromiso externo o interno, y eso es técnicamente un default”, aseguró Aronskind. Además, explicó la diferencia con el reperfilamiento y lo que esto significa: “La diferencia con el reperfilamiento, es que cuando uno ve que no va a alcanzar empieza a reorganizar los pagos para poder garantizarles a lo largo del tiempo, esto se hace ante el default. Esto debió hacerse hace mucho en este gobierno, pero nos ha dejado en un situación calamitosa con los vencimientos”. 

“Lo que se va a tener que hacer desde el primer día es una reorganización de la deuda interna y externa de la argentina para que sea viable un programa de crecimiento económico”, aseveró Aronskind sobre los primeros días del próximo gobierno.

Pasó en Caput #LaRectaFinal