Compartir

Los jóvenes detenidos por integrar una supuesta célula de Hezbollah en Buenos Aires fueron liberados tras 22 días en la cárcel de Ezeiza. Uno de ellos fue absuelto y el otro quedó procesado por tenencia de un fusil que era de su abuelo y estaba registrado. “Los persiguieron por musulmanes, se basaron en un video que no existe”, aseguró su abogado, Ismael Jalil.

Los hermanos Axel Ezequiel y Kevin Gamal Abraham Salomon fueron liberados por orden del juez federal Sebastián Ramos. Se trata de los jóvenes de 23 y 25 años que fueron detenidos a mediados de noviembre en su casa de Floresta denunciados por supuestos vínculos con la agrupación Hezbollah. “Los detuvieron por ser musulmanes. Estamos a merced de un gobierno que instaló un Estado de excepción”, advirtió el abogado de los jóvenes, Ismael Jalil.

Ramos absolvió a Axel, y aunque su hermano Kevin fue liberado, continúa procesado por la tenencia de un fusil que pertenecía a su abuelo y que estaba en la vivienda de sus padres, donde fueron detenidos. Además, el juez extendió la imputación al padre, Marcelo Abraham Salomon, a quien embargó por $300 mil.

“A Kevin le imputan tener el Mauser de su abuelo en su habitación, desarmado y sin carga”, relató Jalil, quien detalló, además, que la familia fue perseguida por su origen musulmán. El abogado ligó la detención con la inminencia de la Cumbre del G20, que se desarrolló este fin de semana. “Los detuvieron unos días antes y los liberan tres días después”, afirmó.

Todo comenzó en enero pasado, cuando la DAIA presentó una denuncia a partir de un correo electrónico anónimo, donde una persona aseguraba que en el gimnasio al que asistía vio a dos personas decir que manipulaban fusiles AK 47, que viajaban al Líbano y que recibían entrenamiento de Hezbollah.

Se basaron en un video que no existe, no está incorporado a la causa. Estos chicos son absolutamente inocentes y estuvieron 22 días en el penal federal de Ezeiza”, remarcó el abogado.

Jalil aseguró que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, avaló la detención de los supuestos integrantes Hezbollah, y señaló que si la denuncia no hubiera existido, los hermanos no hubiesen sido detenidos, aún a pesar de la tenencia del arma del abuelo. “El juez dice que de la denuncia original no existe ninguna comprobación”, agregó el abogado de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi).

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 12hs).