Compartir

Los jóvenes hermanos del barrio de Floresta que habían sido detenidos tras ser acusados de pertenecer a una red terrorista, Axel y Gamal Salomón, fueron sobreseídos por el juez Sebastián Ramos después de 22 días presos. “Encubren las verdaderas hipótesis de conflicto con el narcotráfico y el terrorismo. Construyen un enemigo interior”, expresó el abogado de los hermanos y miembro de Correpi, Ismael Jalil.

Axel y Gamal Salomón fueron detenidos como sospechosos de formar parte de la agrupación fundamentalista islámica Hezbolá, según una denuncia presentada por la Policía Federal y promovida por el Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich. Los hermanos Salomón fueron sobreseídos por falta de pruebas que avalaran la denuncia. Su abogado y miembro de COR, Ismael Jalil, aseguró: “Estamos muy lejos de que haya sido un error y más cerca de un estado de excepción. Los acusaban de formar parte de una red terrorista para activar atentados en el G20, una acusación con un castigo de 20 años de prisión”.

Encubren las verdaderas hipótesis de conflicto con el narcotráfico y el terrorismo. Construyen un enemigo interior. Arman causas y lo justifican con el acompañamiento de los medios canallas: que operan y transforman la noticias, estigmatizando a las personas, con los titulares y fotografías”, aseveró Jalil y agregó: “Se paran en el lugar de legitimadores de políticas que son avasallantes de los derechos y garantías de nuestro pueblo

Además, Jalil habló sobre la nueva oficina creada por el Ministerio de Seguridad para resguardar los derechos humanos de los agentes de las fuerzas de seguridad y afirmó: “Venden humo con las políticas que llevan adelante: direccionan un mensaje a su núcleo duro de votantes. Como no pueden ofrecer otros proyectos y resultados positivos para el pueblo, se suben a un reclamo fascistoide de parte de un sector de la población y lo seduce con estas cosas”. “Acá hay una medida efectista que se inscribe dentro del contexto de un gobierno con la posición política más anti popular desde la vuelta a la democracia”, sostuvo Jalil.

Asimismo, remarcó: “Nunca una sociedad estuvo más segura por refinar su aparato represivo o cuando más poder de fuego tiene el Estado. La sociedad más segura es la sociedad justa. Estamos más amenazados, no seguros”.

Pasó en Caput #ReportaCaput