Rosario Badano detalló los ejes del Segundo Encuentro Nacional de Derechos Humanos y Educación Superior, en que abordarán algunos de los problemas sociales que se agudizaron luego de la pandemia, como la desigualdad y el individualismo. «Creemos que la universidad tiene un rol privilegiado para formar personas con pensamiento crítico, para materializar el acceso a derechos para todos y para producir discursos sociales transformadores».  

La coordinadora del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), Rosario Badano, dialogó con el equipo de Lugares Comunes acerca de los objetivos y aspiraciones que tiene el Segundo Encuentro Nacional de Derechos Humanos y Educación Superior, titulado “Desigualdades, Derechos y Educación Superior. Saberes, experiencias y luchas en tiempos de capitalismo pandémico que que tendrá lugar en el Edificio Sergio Karakachoff de la Universidad Nacional de La Plata los días 3 y 4 de noviembre del 2022.

Rosario Badano detalló que, en conjunto con la Red Interuniversitaria de Derechos Humanos del Consejo Interuniversitario Nacional (RIDDHH-CIN), la Universidad Nacional de La Plata, a través de la Subsecretaría de Derechos Humanos y Políticas de Igualdad «buscamos encontrarnos y entrecruzar saberes y experiencias de investigación, docencia, así como de producción y ejecución de políticas y programas en el campo de los derechos humanos, fortaleciendo el diálogo entre la Universidad y la sociedad».

«Vemos que hay una inercia que naturaliza las desigualdades». A su vez, recalcó la pedagoga que «frente a una inercia de los campos disciplinares que hace del conocimiento algo individual, contraponerle experiencias de conocimiento como bien común». «Vemos que hay una naturalización de las desigualdades, y la pobreza, por eso nos proponemos problematizar la dinámica universitaria y destacar que los derechos son para todos y debemos materializarlos». Y amplió que la realidad demanda nuevas formas de producir conocimiento, «las organizaciones sociales incluyeron temas en la agenda de la educación superior que no eran abordados en los programas de las universidades, y creemos que no pueden estar alejadas del compromiso social» indicó. 

Para que no ocurra eso «trabajamos con el derecho y el conocimiento, debemos dar oportunidades y enfatizar que los derechos son universales» sostuvo. «La universidad es un lugar interesante ya que allí se generan maneras de ver el mundo, lo que permite problematizar y dar debates. No queremos ser analistas simbólicos sino productores, la realidad demanda que se traten estos temas y se formen profesionales con saberes en DDHH, así como lo hicieron las mujeres para hacer respetar sus derechos» recalcó Badano. «Queremos ciudadanías críticas, que quieran transformar» aseguró.    

A continuación contó Badano que, se proponen «reflexionar y producir conocimientos vinculados a los derechos, a 40 años de la vuelta de la democracia, con el fin de transformar prácticas y políticas. Apuntando a formar profesionales que van a intervenir en la vida social, para que mejoren el mundo en que vivimos».  Badano señaló que la universidad es un lugar que genera discursos sociales y una manera de ver el mundo que debe abordar y hacerse cargo de la desigualdad que vemos con los estudiantes y las investigaciones». 

«Contamos con 57 universidades publicas en el país, ya en el primer encuentro en 2008, en Paraná Entre Ríos se presentaron 1200 ponencias, lo que da cuenta de que hay una necesidad, en 2020 no se pudo hacer por la pandemia, y ahora alentamos a un encuentro presencial para reflexionar sobre las funciones de la universidad pública en el capitalismo pandémico, que amplió la desigualdad» subrayó Badano.

«Los derechos humanos suponen una complejidad que comprende muchas vulneraciones como violencia institucional, los contextos de encierro, el género, el respeto por los pueblos indígenas», contó Badano, sin embargo aclaró que «la memoria, verdad y justicia es un eje constitutivo», y recordó que durante la dictadura de las universidades se llevaron miles de los desaparecidos. «Se unían dos elementos subversivos la juventud y el conocimiento. El neoliberalismo quiere borrar la historia, debemos fomentar una construcción ciudadana basada en esos preceptos».  

Pasó en Caput. Lugares Comunes