Compartir

Sabrina Ortiz, una de las Madres de Barrios Fumigados de la localidad de Pergamino, se acercó, junto con compañeras, el martes a la gobernadora *María Eugenia Vidal* para intentar conversar, pero tanto ella como sus compañeras fueron agredidas verbal y físicamente. “Ni bien bajó del auto llevamos nuestro cartel y cuando nos acercamos lo primero que nos dijo fue “baja el cartel”; a otra de las chicas le dijo “bajá el cartelito“.

Una víctima de los agrotóxicos

“En principio, les cuento que desgraciadamente mi familia y yo estamos teniendo problemas de salud gracias a las fumigaciones con agrotóxicos en la ciudad de Pergamino. Mis dos hijos empezaron hace bastante tiempo con problemas por los altos niveles de glifosato en sangre: 120 veces más de lo que resiste el cuerpo de mi hijo y mi hija a los 14 años empezó con problemas de salud y tiene 100 veces más glifosato en el cuerpo. Yo tengo 58 veces más. Mis dos hijos ya pasaron por agentes quimioterápicos, yo tuve dos ACVS isquémicos”, explicó.

“En el hospital Austral me dijeron que tengo sustancia neurotóxica, que son los agroquímicos. La situación es realmente desesperante y compleja por momentos, porque no es solamente hablar de los agrotóxicos, sino todo lo que está detrás con el grupo de madres. Nos fuimos poniendo todas en las reuniones a relatar lo que nos pasaba y que era algo común en el barrio. por eso decidimos formar el grupo de madres. Hay madres que ya han perdido a sus hijos por leucemia o algún tipo de tumor”.

¿Intentaron conversar con la gobernadora el día martes?

“Sí, nosotras nos acercamos pacíficamente con algunas madres con el fin de hablarle directamente a ella como mujer, como madre y pedirle que nos ayude. Lamentablemente nada pasó, ni bien bajó del auto llevamos nuestro cartel y cuando nos acercamos, lo primero que nos dijo fue “baja el cartel”; a otra de las chicas le dijo “baja el cartelito”, con una sonrisa para disimular, porque alguien le sacaba una foto“, afirmó.

“Nos quedamos para mostrar nuestros carteles a ver si podemos visibilizar cuál es la problemática, ya que acá en Pergamino hemos pasado por todas las puertas políticas, pero nuestro intendente, que es de Cambiemos, también, Javier Martínez, nunca nos abrió”.

“Así que después de que bajó y no poder decirle demasiado nos acercamos a donde estaba la mayoría de la gente y cuando estábamos posicionadas en un lugar, detrás nuestro se para gente que nos empieza a empujar: me dan un codazo, a otra de las chicas le rompen un cartel”, sostuvo.

Sufrimos bastante agresión, nos asustamos porque eran hombres, después nos fuimos algo más al centro y una de las mujeres que estaba ahí, que supimos que es una de las ex esposas de alguien que representa la Federación Agraria, nos empezó a insultar con términos muy feos como: “A esta negra planera hay que matarla”, y me empezó a pegar por la espalda”.

“Luego nos enteramos que los que nos agredieron inicialmente serían los que habían descendido del vehículo junto a la gobernadora Vidal: eso quizá fue una respuesta a no guardar los carteles”, concluyó.

Pasó en Caput #LaRectaFinal