Compartir

El líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, aseguró que “hay que enseñarle al Gobierno la puerta de salida para que se vaya”. Además, insistió en la necesidad de alcanzar la unidad de sectores opositores de cara a las elecciones de 2019, y relativizó el impacto que tendría el bono de fin de año que exigen las organizaciones sociales.

“Estamos muchísimo peor que en 2015, hay que enseñarle a esta gente la puerta de salida para que se vayan”, afirmó el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, en medio de la protesta de organizaciones sociales a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, por el bono de fin de año. “Este es el Gobierno de las transferencias: le baja impuestos al champagne y los sube a productos masivos”, remarcó.

Este lunes las organizaciones sociales marcharon para exigir la actualización de los montos asignados para la construcción un millón y medio de nuevas viviendas y la realización de mejoras en alrededor de 2,5 millones de construcciones precarias. Pérsico detalló que las obras estaban valuadas en $9.000 por metro cuadrado antes de la fuerte devaluación, pero que ahora se requieren $30.000.

“A las empresas les han actualizado los montos, a las cooperativas todavía no. Estamos peleando la actualización de precios para las obras que el Gobierno tiene que financiar y todavía no financia”, sintetizó el dirigente del Movimiento Evita.

Pérsico indicó que “a Macri hay que hacerle entender que se tiene que ir”, y consideró que la oposición tiene que ir hacia una gran PASO y “construir una unidad lo más amplia posible”. “Cuesta pensar las cosas que se pueden rescatar como positivas de este gobierno”, puntualizó el dirigente social.

Además, el líder del Movimiento Evita aseguró que la situación social “es muy difícil” y recordó que “los políticos le tienen mucho miedo a diciembre porque todo lo que no han hecho en el año se les viene encima en las fiestas“. “Hay mucha bronca de la gente, esto no se resuelve con medidas represivas, sino arreglando la pradera, los problemas concretos“, consideró.

En medio de los fuertes reclamos, el Gobierno pagaría un bono de $3.000 a los beneficiarios de planes sociales, aunque no a los jubilados. Según Pérsico, el bono es apenas “una aspirina” ante la grave situación económica que atraviesa el país.