Compartir

El padre Francisco “Paco” Olveira, de Curas en Opción por los Pobres, viajó a Bolivia para obtener información sobre las violaciones a los Derechos Humanos por parte del Estado boliviano y sumarla a una causa iniciada en Argentina, en la que se reclama la aplicación de la jurisdicción universal.

¿Dónde estás ahora?

“Yendo para El Alto, vamos a intentar hablar con alguna familia víctima de la represión en El Alto y también con el cura de la parroquia donde fueron velados los muertos y dónde se abrió la iglesia para recibir a las personas que estaban siendo reprimidas”.

“Llegamos el lunes a la noche, somos una pequeña representación de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo para hacer un aporte a que haya de vuelta una verdadera democracia en esta patria”, explicó Paco, que también viajó con Juan Manuel Morente, abogado de las Madres.

“Nosotros entramos sin ninguna presentación oficial, sin que nadie lo supiera, porque nos parecía que era la mejor forma. En este momento hay un verdadero rechazo al argentino en general. Ayer nos gritaba un grupo de gente partidaria de Camacho y de la autoproclamada presidenta ‘gauchos terroristas’, y eso es con cualquiera que no sea absoluta y claramente un turista, lógicamente por los hechos políticos que dieron el golpe de estado”.

¿Qué testimonio recogieron?

“Nosotros estuvimos hablando con la defensora del Pueblo, que hoy justamente la primer noticia que aparece es que están buscando removerla, y con ella quedamos en armar un informe completo de los distintos casos de represión”.

“En la Argentina presentó una denuncia Madres con Amicus Curiae por delitos de lesa humanidad. Cuando en un país no se está respetando el derecho, otro país tiene la posibilidad de hacerlo cuando hay delitos de lesa humanidad. La idea es recavar toda la información posible para presentarla como prueba en esa causa que se presentó en el Juzgado Federal número 1 de la Argentina“, explicó.

Pasó en Caput #YendoDeLaCamaAlLiving