La weichafe mapuche, Moira Millán, que inició la campaña de abolición del chineo, explicó que «se planifica para agredir sexualmente a las niñas indígenas» y comentó que «le pedimos una reunión hace dos meses al presidente, pero no tuvimos respuesta».

Una de las fundadoras del Movimiento de Mujeres y Diversidades Indígenas por el Buen Vivir sostuvo que el chineo no es una violación aleatoria, «sino que se planifica para agredir sexualmente a las niñas indígenas». Y afirmó que «es un acto criminal y como tal debe ser tratado como crimen de odio y puesto al mismo nivel que un crimen de lesa humanidad».

En diálogo con el equipo del programa Voces de los Territorios, opinó que «escucho que cierto sector de la sociedad con poder político y económico dice cualquier cosa sin ser juzgado o condenado». Y agregó que «el odio que encarnan se materializa en los resquicios de la política pública».

Amplió que «creemos que el chineo no se va a abolir sin el compromiso transversal de toda la sociedad civil organizada». Además, manifestó que «el encubrimiento es parte del accionar de un Estado».

A su vez, explicó que «le hemos pedido al presidente una reunión  hace dos meses, pero no tenemos respuesta». Y añadió: «Elaboramos una propuesta con diez puntos, lo que le cabe al Estado argentino es empezar a caminar la abolición de un crimen que lleva más de 500 años».

Por último, subrayó que «usamos la palabra chineo porque nos remite al origen de la práctica, que tiene una carga colonial y racista». Y concluyó que el chineo es a un sector específico que son las niñeces indígenas y «que cuenta con muchos cómplices»

Pasó en Caput #VocesDeLosTerritorios