Compartir

El dirigente alfonsinista, Miguel Ponce, afirmó: “Con la definición de Patricia Bullrich como presidenta del PRO claramente el radicalismo no tiene nada que hacer con el proceso de bolsonarización y derechización que consolida un proyecto conservador y de derecha como es el que encabeza”.

¿Cómo ve los movimientos dentro de Juntos por el Cambio luego de la renuncia de Rubinstein?

“La mirada que hay desde hace mucho tiempo no es homogénea. Yo diría que hay 3 sectores dentro del radicalismo. Un sector -que yo pondría el nombre de Gerardo Morales, de Negri-, planteando el acatamiento a la continuidad del tema de Cambiemos y hasta de la jefatura de Mauricio Macri“, aseguró Ponce.

“Otro sector que no cuestiona totalmente la pertenencia a lo que fue Cambiemos pero que entiende que debe darse otro protagonismo y replantearse la forma de toma de decisiones y el peso específico de cada uno en ese mantenimiento de la alianza electoral; aquí lo ubicaría a Lousteau, Cornejo, que se están planteando la conducción del espacio de Cambiemos con un peso específico de la UCR que no acepta la continuidad de Mauricio Macri como jefe de la oposición”, explicó.

“El tercer sector, que es el nuestro, viene planteando que Cambiemos no va más. Ya lo dijimos en la Convención, lo hemos dicho de todas las maneras posibles y lo que entendemos. Estamos esperando poder dar este debate en el plenario del Comité Nacional que debería ser el día 6 o el día trece de diciembre“.

Marcha del 7D y UCR

“Lo de Rubisntein ha sido una gota más que rebalsa el vaso en una semana que se vio caracterizada por la escenificación concreta de que Cambiemos no existe. Entre lo de Rubinstein y la definición del PRO al respecto, sacándose la careta en este tema, más la agresión que sufriera una diputada por parte de Elisa Carrió, claramente está dicho que Cambiemos no existe”, afirmó.

“El segundo elemento es que con la definición de Patricia Bullrich como presidenta del PRO claramente el radicalismo no tiene nada que hacer con el proceso de bolsonarización y derechización que consolida un proyecto conservador y de derecha como es el que encabeza. Que ya se había manifestado con el candidato a vicepresidente de la fórmula Miguel Ángel Pichetto“.

“Todo este proceso hace que nuestros amigos del interior del país comiencen a apurarnos en que tomemos distancia lo antes posible. Claramente la inmensa mayoría del pueblo radical no se banca más esto. Por eso ahora el planteo de rechazo a la marcha del 7D convocada por el propio presidente está indicando que la inmensa mayoría de los radicales no piensa participar”, concluyó.

Pasó en Caput #LaRectaFinal