Compartir

Gustavo López, presidente de FORJA, habló de las elecciones y la coyuntura actual, la estrategia electoral del oficialismo y la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: “Ellos hacen marketing. Después de la elección y de acuerdo al resultado me parece que a ellos se les va a quemar la estantería, porque todo lo han jugado a la quietud del dólar“.

Ya que estás en recorrida por varios puntos del país, ¿cómo la ves?

“Mi sensación es que tenemos una distancia mayor a la que dicen las encuestas, la mayoría de los encuestadores hablan de un promedio de cuatro puntos de diferencia en las Paso. La percepción que uno tiene es mayor y que ahí están jugando un gran rol los grandes medios que meten presión a la construcción simbólica, haciéndole creer a la gente que está reñida. Pero la percepción es que la gente está mal y es consciente que lo está en líneas generales”, sostuvo el dirigente.

Yo me inclino más a una diferencia de 9 puntos a favor de Fernández-Fernández. También es cierto que el gobierno está quemando las naves, es decir, que todo el arsenal que tiene lo está quemando ahora por esa diferencia”, afirmó el abogado.

Hoy se estrenó en La Nación el documental de los Cuadernos. Conociendo la estrategia Duranbarbesca, y teniendo en cuenta que hay mucha diferencia de tiempo entre el once de agosto y octubre, ¿cómo lo ves a eso?

“Por un lado veo que para cortar esta diferencia que era palpable, las tapas de Clarín y La Nación llevan las mismas noticias y eso se replica en los otros medios electrónicos o televisivos que ellos manejan. Están con toda la artillería sobre el tema de la corrupción, porque Durán Barba hace unos meses dijo que la gente va a estar votando entre el desengaño y el miedo”, aseguró el político.

El desencanto es Macri y es un dato real, porque cuando vos estás desencantado es cuando te diste cuenta que el otro te falló. Pero el miedo es subjetivo y no es real, es algo que puede suceder y que entonces no tiene visos de realidad. Fijate vos que ellos para calmar esta desazón de miles de pibes haciendo cola para ver si pueden enganchar un laburo. Frente a eso es el miedo a lo que ellos mismos inventaron, el tema de los cuadernos, las coimas, y un año después vuelven y te dicen que si no querés volver a eso, tenés que aguantar, aunque estés desencantado”, expresó López.

“Yo creo que no les alcanza, la bala de plata es gastarse 16.000 millones de dólares en reservas para mantener ficticiamente el dólar y hacer creer que la economía está repuntando, porque además a todos los programas van todos los economistas a decir eso, pero está agarrado con alfileres. Me parece que nosotros tenemos que seguir hablando de la realidad y de la esperanza de revertir todo esto”, concluyó.

Y en esta línea, ¿Qué le falta para vos en la campaña? Vemos a un Axel muy activo en provincia y a Alberto y a un Lammens que en Capital Federal está poco activo

“El problema que tenés en la Ciudad de Buenos Aires es que la elección nacional te come la elección a Jefe de Gobierno. Por eso iban separadas. Fijate vos que Myriam Bregman es una candidata interesante a diputada nacional, y no está en la campaña. El propio FIT hace campaña con Del Caño y Del Plá porque la elección presidencial se traga a la de la ciudad”.

“Yo creo que después del 11 hay que tener una estrategia muy cuidada de campaña electoral. Alberto hace lo que tiene que hacer, que es ir a todos lados. Ellos no van a ningún lado”, aseguró Gustavo López.

Ellos hacen marketing, después de la elección y depende del resultado me parece que a ellos se les va a quemar la estantería porque todo lo han jugado a la quietud del dólar. Y ahí hay que analizar una segunda campaña, que creo que ya no hay que hablar solamente de la realidad, hay que hablar de la esperanza, de que vamos a construir y cómo vamos a hacerlo”.

Si la ley de medios hubiera estado vigente hoy, ¿podrían hacer esto que vemos?

“Lo podrían hacer un poco más chico. Hubieran tenido menos herramientas para ocupar todo. Y nosotros deberíamos haber profundizado el trabajo de darle licencia a los sectores no comerciales, a los sectores sociales, para compensar la comunicación alternativa al discurso oficial. Ellos lograron con el DNU de Macri no tener que vender nada y a su vez siguieron creciendo con la telefonía celular y la telefonía fija. Si hubiéramos trabajado más profundamente la ley de medios y aún estuviera vigente, podríamos llegar a estar 70-30 con una comunicación más equilibrada.

“Yo celebro que Alberto tenga la conciencia en que esto es necesario. La regulación democrática no tiene que asustar a nadie, es una herramienta para mejorar la democracia. A mí me parece que hay que volver a discutir instituciones democráticas, porque la democracia que nosotros tenemos la pensó alguien en 1750 cuando no existía nada de esto”.

Pasó en Caput #ReportaCaput