Compartir

El asesor presidencial Ricardo Forster se refirió a las primeras seis semanas de gobierno de Alberto Fernández: “Da señales claras de cómo piensa también con sus actitudes concretas”. “El almuerzo que tuvo con Hebe, después de sus declaraciones, está mostrando que tiene una capacidad de diálogo y que la capacidad de generar consensos está en su ADN, pero además tiene convicciones muy definidas respecto de qué Argentina quiere y apela a construir”, remarcó el filósofo.

El asesor presidencial Ricardo Forster puntualizó sobre las primeras decisiones tomadas por el gobierno de Alberto Fernández y afirmó que “estos tres o cuatro meses son de transición pero está muy claro para quien se está gobernando y de qué manera, con lógicas completamente distintas a las que implementó el modelo neoliberal del macrismo”.

Asimismo, demostró interés en las críticas desde alguno sectores y afirmó: “Que no se atiende a las clases medias es falso, no es lo mismo el 10 por ciento más rico, que es el que suele viajar al exterior y tiene capacidad de ahorro en dólares, que todo ese otro mundo de clase media/media baja que vive del consumo interno y la reactivación económica interna. En ellos impacta volcar dinero en los bolsillos de los jubilados, las asignaciones familiares y los salarios que repercuten en los pequeños comercios o en quienes viven del turismo”. 

Respecto del plan a largo plazo del gobierno del Frente de Todes, Forster explicó que “la intención es generar los instrumentos para reordenar la economía desquiciada que ha recibido Alberto Fernández, a través del Estado y sus instrumentos que fueron debilitados, cuando no, vaciados completamente. Son los que pueden definir políticas de control eficaces y eficientes”. 

“A mediano y largo plazo hay que ir a un sistema de reestructuración del sistema de formación de precios en Argentina, de la misma manera que hay que recrear un sistema de producción y distribución de alimentos que no quede concentrado en tres o cuatro manos que determinan el precio”, expresó Forster. Destacó además que “eso está en agenda una vez que más o menos se pueda estabilizar la situación. Si no se la mira en relación a eso, pareciera ser que no se toman las medidas adecuadas o que no se están atendiendo las necesidades de las mayorías”.

Alberto da señales claras de cómo piensa también con sus actitudes concretas. El almuerzo que tuvo con Hebe, después de sus declaraciones, está mostrando que tiene una capacidad de diálogo y que la capacidad de generar consensos está en su ADN, pero además tiene convicciones muy definidas respecto de que Argentina quiere y apela a construir. Tiempo al tiempo, estamos en un momento complejo a nivel económico global, a nivel regional”, cerró el filósofo.

Pasó en Caput #ReportaCaput