Compartir

“La ley que votamos ayer fue por 10 mil millones. Si Macri devolviese la plata que se debe del Correo Argentino, que son 70 mil millones, podría resolver el problema del hambre y bastante más”, aseguró desde los estudios de Radio Caput la diputada nacional por el Movimiento Evita, Araceli Ferreyra, quien participó del debate dentro de la Cámara Baja por la prorrogación de la Ley de Emergencia Alimentaria.  

“Hubo un intento del gobierno de que no salga la sesión. Hace un año y medio que no hay sesiones ordinarias, que es lo que manda la Constitución. Hace dos años que solo hay sesiones especiales, con temarios acortados, para que no se debatan los problemas reales que tiene el pueblo, como en este caso que la crisis social que provocaron las políticas económicas de Mauricio Macri”, relató la diputada nacional por el Movimiento Evita, Araceli Ferreyra, sobre el funcionamiento parlamentario de los últimos años, en diálogo con Laura D´Onofrio y Sergio Burstein.

Ferreyra agregó, además, que “no pudieron sabotear la sesión, porque las crisis dentro de Cambiemos es muy grande ya, las particiones dentro del bloque ya son explícitas, se notan mucho. Ayer fue una sesión corta, porque el consenso era casi unánime. Se acordó que por bloque íbamos a hablar 5 minutos, y el proyecto lo presentó Daniel Arroyo”. Aunque remarcó: “Es una ley que uno quisiera no tener que votarla”.

Hay un 8 por ciento que está en emergencia nutricional, que come una vez por día en comedores comunitarios. Como no se puede acceder a productos frescos, se comen comidas con harinas y hay un aumento de la malnutrición”, expresó Ferreyra y resaltó que con una sociedad en esas condiciones “escuchaba al diputado Pablo Tonelli decir que no hay hambre en la Argentina:, eso debe ser en los countries o barrios que ellos se mueven”. Asimismo, recordó “un tweet de la diputada Carrió en el que se quejaba por haber pagado 6 mil pesos un chivito, en el momento en que ese era el salario social que las madres cobraban para poder mantener a sus hijos durante un mes”.

Sobre la preparación del proyecto, Ferreyra mencionó: “Creemos que tienen que ser derechos y ser garantizados. Unos de los informes que nos pasan los asesores hablaba de que los partidas de políticas alimentarias tenían una previsión de 18 mil millones en el presupuesto, de los cuales no ejecutaron 9 mil millones. Sin tomar en cuenta que el aumento de la partida está por debajo de la inflación y que se incorporaron 4 millones de personas a esta situación de emergencia alimentaria”. “Subejecutar dinero de partidas alimentarias es criminal. Todo lo que no va a lo que está en el presupuesto está siendo usado para pagar los intereses de los Lebacs y de la deuda externa”, aseguró Ferreyra. 

“Antes decían que era una fiesta, que no se podían sostener las tarifas bajas. Hoy estamos en una fiesta de ricos para muy pocos, a la que jamás nos van a invitar y encima se la tenemos que financiar”, cerró Ferreyra.

Pasó en Caput #LauraALas11