Compartir

El suspendido juez de Avellaneda, Luis Carzoglio, que había sido extorsionado por agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) para detener a Pablo Moyano dijo que “a partir del discurso donde se decide intervenir a la agencia de espías, la justicia ya salió fortalecida”. Señaló además que si hay decisión política, los integrantes de la AFI no tendrán remedio que aceptarla.

El juez de Avellaneda, Luis Carzoglio, lleva un año y una semana suspendido de su cargo, luego de que se negara a detener a Pablo Moyano, bajo extorsión de la Agencia Federal de Inteligencia. “Uno se da cuenta que el año y semana que ha pagado con su trabajo, vale la pena. Vale la pena el camino que uno se ha dispuesto a recorrer, encuentra a un Presidente que es el Presidente de todos, y habla de la imparcialidad de la justicia, de solidaridad, de la unidad de todos y de dejar los rencores de lado. Más allá de lo que toca a la justicia, ese discurso es un primer paso fundamental para reconstruir este país“, afirmó Carzoglio sobre el discurso de Alberto Fernández en la Asamblea Legislativa.

Respecto del compromiso para reformar el Poder Judicial que reafirmó Fernández en su discurso, Carzoglio aseguró: “Hay un equipo formado y vamos a seguir con todo esto, ahora tenemos un integrante más en el equipo que es el presidente de la Nación. Tenemos que tener una justicia como manda la Constitución, imparcial, porque si no, no hay república”.

“El 5 de diciembre del año pasado fui apartado y luego suspendido. Tengo 70 años y estoy amortizado, lo que quiero es dejar un país mejor. Hubiera hecho lo mismo. Es un momento para aportar, los días que se vienen son muy difíciles, el presidente necesita que lo rodeemos para cuidarlo. Hay que seguirlo“, cerró Carzoglio.

Pasó en Caput #ReportaCaput