Compartir

Por intereses políticos, empresariales, neoliberales e imperialistas, Bolivia está viviendo uno de sus peores momentos. No queríamos volver a repetir lo que sucedió en octubre de 2003. Otra vez se han apersonado low políticos de la derecha y dirigentes cívicos y otras autoridades que se han prestado a que Bolivia esté en estado de guerra civil”, afirmó Víctor, un dirigente cocalero desde Bolivia, quien prefirió no hacer pública su identidad por temor a represalias.

El dirigente cocalero, Víctor, se refirió a los levantamientos en la ciudad de La Paz y expresó: “La ciudad del Alto es muy luchadora y de puros movimientos sociales. La mayoría de su población son hijos de aymaras y quechuas, de guaraníes, entonces al quemar la Whipala, han ofendido al pueblo y su identidad, que les representa desde mucho antes que el presidente Evo entre al palacio de gobierno. La ciudad del Alto ha hecho conocer su rebeldía contra el racismo”. “Hoy ya es confirmado el golpe de Estado cívico y policial. En este momento están reprimiendo a la gente pero nunca se ha sometido al pueblo con las balas. El pueblo boliviano siempre ha respetado la democracia y a través del diálogo se ha podido solucionar. Está empezando a arder el país y no sabemos quién lo va a apagar”, afirmó Víctor.

Respecto de la situación que se está viviendo en el Congreso, Victor aseguró: “No dejan ingresar a la senadora Salvatierra y pedimos garantías constitucionales, no solo para ella, sino para todos los diputados y senadores para que sesionen en Asamblea y se hagan bien las cosas. Así todo el país esté conforme y para que podamos ir a nuevas elecciones si es lo que se resuelve con un nuevo tribunal electoral pero sin pisotear la Constitución política del Estado”. Aunque aclaró que de darse esa elección: “La población indígena de Bolivia es más del 60 por ciento, y si intentan poner estas elecciones a punta de bala no se va a poder dar. ¿Quién va a garantizar la llegada de las boletas? ¿Quien va a garantizar que el pueblo esté de acuerdo con los candidatos que han aparecido ahora? ¿Quien va a garantizar las elecciones? Creo que han tomado el peor de los caminos”.

Asimismo, Víctor reflexionó sobre los derechos adquiridos y la explosión de un nuevo racismo: “Antes nadie tenía casa de ladrillo, no tenía movilidad, el pobre no tenía derecho de tener un préstamo del banco o de ir a las ciudades, no se podía ir al cine, no se podía ir a la plaza Murillo, no tenía derechos. Ahora el indígena y el campesino tienen los mismos derechos: el presidente Evo Morales nos había igualado, estábamos acabando con el racismo. Incluso, antes de él los indígenas no podían siquiera anotarse en la academia de Policía ni en el Colegio Militar. Quienes hoy reprimen, más tarde que temprano van a a tener que reconocer lo mal que están haciendo, la derecha no te quiere de su lado para siempre, después se olvidan. ¿Cómo quieren estabilizar el país? Los militares nunca han estabilizado un país”.

“Quiero denunciar a la comunidad internacional la violación de derechos humanos a través de la represión de la policía y militares en diferentes provincias y comunidades, que hay hartos muerto y heridos de parte de los uniformados y el 20 de octubre todo era tranquilo hasta que unos cuantos cívicos han llevado la confrontación hacia el racismo. Esto es una clara reacción del neoliberalismo queriendo pisotear todos los derechos constituidos en democracia”, cerró Victor.

Pasó en Caput #AlFinalDelTunel