Compartir

Los trabajadores de Kimberly Clark fueron desalojados mediante un operativo violento donde efectivos de la Policía Bonaerense ingresaron armados y arrinconaron a los trabajadores. La empresa, ubicada en el partido de Quilmes, había sido tomada luego de que los dueños decidieran cerrar esa sede en septiembre, dejando a 200 familias en la calle.

“La fábrica cerró hace 70 días, y en ese momento por intermedio de asamblea decidimos mantenerla ocupada para defender los puestos de trabajo. Después de un cierre trucho, que fue rechazado por nosotros y el ministerio encajonó, no les quedo otra salida que pedir el desalojo“, explicó el trabajador.

“En la madrugada, la Policía Bonaerense entró a desalojarnos con un grupo comando que nos apuntó con armas de fuego, 9 milímetros e itakas, nos golpeó, nos tiró al piso, y después de todo eso nos mostró un acta de desalojo trucha porque la había firmado un fiscal, y un desalojo requiere la firma de un juez“.

“Detuvieron a 20 personas: Nueve trabajadores que estaban dentro de la fábrica y 11 personas que estaban afuera, de partidos políticos, de organismos de derechos humanos. A los nueve que estábamos adentro se nos imputó una causa de usurpación de la propiedad privada“, afirmó.

Pasó en Caput #LaRectaFinal