Compartir

A partir de las complicaciones en el sistema de voto electrónico en las elecciones en la provincia de Neuquén, la coordinadora de la fundación Vía Libre Beatriz Busaniche estuvo en comunicación con Radio Caput explicando las complejidades que implica la digitalización del sistema electoral.

“Siempre que vemos elecciones con voto electrónico, tanto en Argentina como en el mundo, estamos expectantes a cuando va a fallar”, aseguró Beatriz Busaniche, coordinadora de la Fundación Vía Libre. “La boleta única electrónica es una de la formas de voto electrónico, hay muchos sistemas. Todos tienen vulnerabilidades, dependiendo de los requerimientos de cada sistema estas son más o menos graves. O incluso diseñar un sistema de contingencia para prevenir esas vulnerabilidades”, aseveró.

Explicó, además, que los sistemas electorales se piensan sobre tres pilares: la secretividad del voto, la integridad y la transferencia del proceso. “No existe un sistema que pueda monitorear de forma apropiada los requerimientos mínimos de un sistema electoral. Si es endeble en algunas de estas patas no cumple los requerimientos mínimos”, agregó Busaniche.

“El telegrama es el sistema de transmisión que se lleva al centro de cómputos, si el telegrama se transmite con un sistema de imagen al correo no cambia demasiado la ecuación. Le desconfiamos más a la empresa que se licitó para hacer ese proceso que al proceso en sí”, afirmó la coordinadora de Vía Libre y agregó: “Lo que no se puede digitalizar es el acta que llena cada fiscal de mesa de cada partido político. Este documento es para corroborar que lo que se carga en el centro de cómputos es efectivamente lo que sucedió en esa mesa”.

Lo más recomendable es digitalizar lo menos posible, no es que no se puede poner tecnología sino que hay que identificar el problema que se quiere solucionar y buscar la solución apropiada: no una solución como el voto electrónico para justificar la compra de espejitos de colores”, cerró Beatriz Busaniche.

Paso en Caput #LaRectaFinal