Compartir

El Gobierno intentó extender el vallado sobre la Plaza de Mayo por el operativo de seguridad del G20, aunque no logró su objetivo: las Madres de Plaza de Mayo resistieron y llevaron a cabo una nueva marcha, como todos los jueves desde hace 42 años. “No queremos que nos den sus manos mugrientas; Macri es un desgraciado“, afirmó la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Las Madres de Plaza de Mayo pudieron llevar a cabo la habitual marcha de los jueves alrededor de la Pirámide en la Plaza de Mayo, a pesar de que el Gobierno intentó vallar la zona en el marco del operativo por la cumbre de mandatarios del G20. En su discurso, la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, fue contundente contra el encuentro: “Nunca podemos creer que la gente más rica del mundo, que nos somete, va a venir a ayudarnos”.

Por la mañana, las Madres habían difundido que el Gobierno intentó vallar la Plaza de Mayo y así impedir que pudieran realizar la habitual marcha que llevan a cabo todos los jueves desde hace 42 años. De hecho, Hebe relató más temprano que ni bien se enteraron del vallado un grupo de Madres se acercó para impedir la avanzada.

En una conferencia de prensa que ofreció antes de la marcha, la titular de la Asociación recordó que en 42 años nunca dejaron de manifestarse alrededor de la pirámide de la Plaza de Mayo. Hoy, con una Ciudad de Buenos Aires militarizada y sitiada por el operativo de seguridad montado con más de 22 mil uniformados por el G20, no fue la excepción.

Como pasó en el Mundial 78, la prensa internacional que estaba en la Plaza de Mayo para seguir el G20 se acercó a entrevistar a las Madres.

En su discurso, Hebe se refirió al encuentro de presidentes que tendrá lugar este viernes y sábado:”Estos tipos no vienen para nosotros, vienen para ellos. No podemos creer nunca que la gente más rica del mundo, la que nos somete y nos sometió, va a venir para ayudarnos”.

Hebe se refirió al insólito episodio ocurrido el miércoles por la noche, cuando arribó al país el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien fue recibido por dos operarios del aeropuerto, debido a que la vicepresidenta Gabriela Michetti se demoró. “Macri, que no sirve ni para perro, se olvidó al presidente de Francia en el aeropuerto, no lo fueron a buscar, ni sabe qué es el protocolo. Lo único que sabe es contar billetes, es un pobre desgraciado”.

Además, cuestionó la visita del príncipe saudí, Mohammed bin Salman, señalado por haber ordenado asesinar al periodista Jamal Khashoggi: “El jeque o rey ese que vino me chupa un huevo: que se vista de oro, que le cambien la comida. Tiene que vivir encerrado con tipos que lo cuidan y son los que, a lo mejor, un día lo matan. Tienen un miedo que no puede ni vivir ni respirar”, aseguró Hebe, quien marcó una profunda diferencia: “Nosotros somos libres, tomaremos mate con tortas fritas, pero qué felices”.