Compartir

Esto es una represión fascista, tenemos muertos de los que nadie habla. La Unión Juvenil Cruceñista forma grupos paramilitares fascistas, que armados y preparados por la embajada norteamericana han atacado el barrio, y nadie ha dicho nada. La gente, al defenderse, se la llama asesina. La justicia está a favor de ellos: han tomado a 6 compañeros y los han llevado presos sin debido proceso. Es un régimen del terror en el que entramos”, describió la activista del feminismo comunitario de Abya Yala, Julieta Paredes, sobre la situación que se vive en Bolivia desde la instauración del Golpe de Estado en Bolivia.

La activista del feminismo comunitario de Abya Yala, Julieta Paredes, conversó con Radio Caput y reflexionó sobre quienes están detrás del Golpe de Estado en Bolivia: “Esta gente cree que un indígena que se siente a su lado en un restaurante es dictadura, que pueda ir a un cine, que pueda ir a un parque, que tengan acceso a un celular, acceso a ropa y zapatos nuevos, a libros y educación, es una dictadura. Que las cosas hoy hayan podido mejorar y tengamos gas domiciliario y el agua no sea una mercancía, eso les parece una dictadura. Ellos necesitan una jerarquía, tiene que haber patrones: somos los obreros que nacimos para servirles y no podemos sentarnos en la misma mesa. Creen que tenemos que estar trabajando en el campo para ellos”. 

Agregó, además, que idea de democracia que tienen los golpistas es “una democracia del pueblo bien vestido, ilustrado y privilegiado. Por eso han luchado y se han levantado, siempre han estado bien comidos y vestidos, la gente popular que ha salido ha sido sostenida desde las agendas de Santa Cruz. Ha habido muy poca gente popular que se han sumado a los bloqueos en esta zona”. “La masacre ha seguido, no ha servido la renuncia. Tenemos seis muertos y siguen amenazando a los dirigentes, no ha parado la represión y el terror, ahora vienen por nosotros. Y los medios de comunicación no han dicho nada”, afirmó Paredes.  

Respecto de la Unión Juvenil Cruceña, Paredes expresó: “Desde los años 70 la Unión es un grupo de fascista hitleriano, que reivindican la raza blanca de Santa Cruz y han reprimido a los pueblo originario de la Amazonia. Se ha pretendido en el gobierno de Evo Morales, de hacerse un juicio y algunos terminaron en la cárcel. Pero son gente venenosa, que trabaja el odio y tiene mucho dinero. Ha empezado una campaña de trabajar en la moral, ‘que este indio es un dictador, no un verdadero indio’. Porque, para ellos, los verdaderos indios son buenitos, no andan como este que habla de igual a igual, que anda con celular; el verdadero indio está esperando la palabra de su patrón, no habla con prepotencia. Para ellos, prepotencia es hablar desde el sentimiento y proponer”.

Asimismo, Paredes expresó que les preocupa que los vayan a buscar a sus casas y explicó: “Han quemado la whipala, estamos con miedo. Han dicho que la wiphala es de los indios y hoy día están haciendo un trabajo de desagravio porque han visto que se han equivocado, pero es un teatro: son profundamente racistas y discriminadores. Amenazaron a los medios comunitarios, persiguieron a los periodistas, el día del golpe han tomado Bolivia TV y han cerrado Abya Yala TV”.

Pasó en Caput #LaRectaFinal