Compartir

“Acá no se ven los niños desnutridos como en África, pero a estos niños les falta todo. Como no los vemos escuálidos, lo vemos como si fueran números y no realidades”, aseguró el Padre Paco Oliveira respecto del dato de pobreza de la UCA. La pobreza infantil en Argentina aumentó a su nivel más alto en la década y afecta al 51,7 por ciento de los niños y adolescentes del país, según el último informe del Barómetro de Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina. En el conurbano bonaerense el dato asciende a 63,3 por ciento.

El Padre Paco Oliveira se refirió al alarmante número publicado por la UCA que indica que 63 por ciento de los niños y niñas en el conurbano bonaerense están por debajo de la línea de pobreza. “Aca no se ven los niños desnutridos como en África, pero a estos niños les falta todo. Como no los vemos escuálidos lo vemos como si fueran números y no realidades. Los padres no pueden darle de comer a sus hijos. Antes no estábamos en el paraíso pero se podía comer, en tres años destrozaron la infancia y lo hicieron por muchos años”, afirmó Oliveira, y agregó: “La indigencia es ni siquiera comer. Desde los barrios estamos solucionando cosas tan básicas como cargar una SUBE o comprar una birome para que puedan ir a la escuela. Lo peor es que aumenta la desigualdad, porque hay cuatro que se la están llevando en pala. El dinero da vueltas, o se la lleva uno o se lo lleva otro”.

“Claramente se come en los comedores, sino no se comería. En la Isla Maciel hay más de 700 personas que comen de lunes a domingo en un comedor, y sino no tendrían un plato de comida en la mesa. Además, eso sucede porque la Municipalidad de Avellaneda tiene un compromiso muy grande, pero eso no se da en todos lados”, resaltó sobre la realidad en los barrios más humildes.

Sobre las próximas elecciones y la intención de voto en los barrios, Oliveira aseguró: “Por lo que hablo con la gente, acá no hay ni uno que vaya a votar a Macri. Sí hay muchos que lo votaron hace tres años porque fueron engañados, pero si uno veía las propagandas políticas íbamos a vivir mejor, no iba a haber nadie que sufriera, no te iba a sacar nada de lo que tenías, entre muchas promesas. Llega un momento en que la realidad es la realidad”.

Asimismo, meditó sobre la fórmula Fernandez-Fernandez y aseveró:  “Me hubiera gustado Cristina presidenta, pero estaba muy preocupado porque desde el primer día le iban a hacer la vida imposible: no la iban a dejar gobernar. Me parece una jugada estratégica interesante y además, que ella esté en la formula me da la tranquilidad de que todo va salir adelante”.

Pasó en Caput #ReportaCaput