Compartir

El diputado salteño Alfredo Olmedo fue el único legislador que votó en contra de la Ley Micaela, que prevé capacitaciones en materia de género para funcionarios de los tres poderes del Estado. “Va contra los principios cristianos, se va a educar la ideología de género”, afirmó. Además, tuvo una llamativa definición sobre la muerte de Santiago Maldonado: “Si lo hubieran abatido, hoy estaría vivo y no se hubiera ahogado”.

El diputado por el bloque Salta Somos Todos, Alfredo Olmedo, rechazó la Ley Micaela, que fue aprobada tras un tratamiento express en el Congreso. La norma estipula una serie de capacitaciones para todos los funcionarios de los tres poderes del Estado en cuestiones de género.

“La ley Micaela va contra los principios cristianos, hay un engaño y se va a educar con ideología de género”, aseguró Olmedo. La ley lleva el nombre de Micaela García, la chica de 21 años asesinada el año pasado por un violador beneficiado con la libertad condicional en Gualeguay.

Olmedo consideró que “se quiere capacitar para un solo lado”, y descalificó el proyecto: “Sacan leyes que no tienen sentido común”. Increíblemente consideró que “proteger a una mujer es darle valores, ponerlo a Dios, que lo sacaron de la casa”.

Incluso, a pesar de que las estadísticas son contundentes respecto a la violencia machista, el diputado salteño consideró: “La violencia yo la viví en carne propia, es tanto del hombre a la mujer como de la mujer al hombre”.

CANDIDATURA PRESIDENCIAL

Desde hace varias semanas Olmedo intenta posicionarse como candidato presidencial de cara a las elecciones de 2019. “Se está formando el Partido Patria a nivel nacional, tenemos las intenciones de ser presidente, independientemente de ser candidatos”.

Entre otros, ya convocó a Baby Etchecopar, el conductor de radio denunciado ante el Inadi por sus dichos racistas, xenófobos y misóginos.

Olmedo se manifestó en línea con el protocolo para las fuerzas de seguridad impulsado por Patricia Bullrich y consideró que “hay que abatir a los delincuentes”. “Abatir es reducirlo, no matarlo”, explicó. Además aseguró que “si hubieran abatido a (Santiago) Maldonado, estaría vivo” y “no se hubiera ahogado”.

Días atrás Olmedo mantuvo un breve encuentro con el presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, con quien comparte la visión de mano dura.

“Con Bolsonaro va a volver el orden, el respeto, la institucionalidad”, remarcó. A pesar de su discurso, afirmó: “No admiro a (Benito) Musolini. No lo conozco”.