Compartir

“Las hermanas están muy fortalecidas. A partir de los siete días de ocupación pacifica en el Ministerio del Interior lograron ser atendidas por el ministro pero no dio ningún tipo de respuestas a los pedidos, ni se comprometió a absolutamente nada”, afirmó María Urquizu, integrante de las Mujeres Indígenas por el Buen Vivir y del programa de radio Voces de los Territorios desde el Ministerio de Interior donde mujeres indígenas se encuentran acampando desde el martes pasado.

Ante la falta de respuestas del ministro Rogelio Frigerio, las mujeres indígenas “recurriendo a la Secretaría del Ministerio de Justicia, donde presentaron las tres situaciones: el asesinato de Ismael Ramírez, la desaparición de Marcelino Laide y la situaciones de amenazas, violación, abusos y detenciones en Formosa; además el racismo que están sufriendo en el sistema educativo de la nación Tapiete”. Esta reunión “fue muy productiva, están esperando que mañana les den una respuesta a ver si puede realizarse esta reunión interministerial, ya que Frigerio se lavó las manos y dijo que él no tenía posibilidad de dar una respuesta, más que ofrecer pasajes y ningunear los pedidos”, relató Urquizu. Agregó, además, que “esto no depende de buena voluntad, sino de una decisión política. Si el ministro estuviera a la altura de las circunstancias históricas que están sucediendo, porque es la primera vez que reciben a las hermanas de comunidades en la Casa Rosada con un pedido de estas características, mostraría un pequeño gesto de amor, de humanidad. El gesto sería poder habilitar la mesa interministerial”. 

Desde la ocupación, Urquizu conversó con Noelia Naporichi, de la comunidad Qom de Rosario, quien expresó: “Estamos acá por diferentes situaciones, denunciando a este Estado genocida y racista. Denunciamos que le compete poner en su agenda el saber que existimos y que todavía estamos. Autoconvocamos las mujeres indígenas de las 36 naciones para empezar a visibilizar este terricido indígena que se está viviendo, en donde asesinan a nuestros ríos, despojan nuestras selvas y montañas, el Estado es cómplice de las empresas extractivistas”. “Hablamos de terricidio porque asesinan nuestro territorio con la instalación de las empresas extractivistas, lo que deja sin agua a una comunidad, o con acceso a aguas contaminadas, lo que provoca muertes por problemas renales, entre otras”, explicó Noelia. “Vamos a seguir acá y lo único que necesitamos es que nos apoyen en todo, no solo en visibilizar, sino en apoyo físico en el ministerio”, afirmó.

Asimismo, Sara, de la nación Tapiete, remarcó la situación que se vive en su comunidad: “Vengo a acompañar a todas mis hermanas, porque nuestra comunidad están siendo maltratados por el servicio policial y parte de la institución escolar. Estoy en la lucha con mis hermanas y vamos a seguir aquí hasta que se nos dé una respuesta”. 

La madre de Ismael Ramírez, Alejandra, quien encuentra también en el Ministerio, aseveró: “Estoy acá para exigir justicia por mi hijo, pero también estoy por mi pueblo. Sé que no me van a devolver a mi hijo, pero estoy acá por todos los niños. En mi pueblo ellos no pueden andar, porque si los encuentran, se los llevan y les dan una golpiza solo por ser indígena. Ya no quiero ver más esto, hoy mataron a Ismael, ¿mañana a quién van a matar?”. “Estoy acá con las hermanas de distintos territorios, si le sacan el agua a unas, nos la sacan a todos, y todos los argentinos. Le pedimos a todos los argentinos que nos acompañen, y le agradecemos a los que están acá”, cerró Alejandra en una transmisión especial del programa Voces de los Territorios, que se emite los martes a las 22 en Caput.

Pasó en Caput #VocesDeLosTerritorios