Compartir

El ex candidato presidencial y exdiputado chileno, fundador del grupo Puebla, Marco Enríquez-Ominami, aseguró: “Chile es una sociedad que está anestesiada y que despertó después de múltiples evidencias de que el modelo de desarrollo chileno no va a generar prosperidad para las grandes mayorías”, y agregó que “Piñera lo que corresponde es reconocer su enorme derrota moral, política y que su gobierno terminó: lo mejor es que no siga habiendo muertos y a partir de ahora cada muerto será responsabilidad de él”.

¿Cuáles son las causas que ha tenido esta rebelión?

No son los 30 pesos evidentemente la causa principal”, afirmó en referencia al aumento de la tarifa de subte, decretado por el presidente Sebastián Piñero y que debió dar marcha atrás: “Son 30 años de abusos. Es una sociedad que está anestesiada y que despertó después de múltiples evidencias de que el modelo de desarrollo chileno no va a generar prosperidad para las grandes mayorías”.

“Sigue siendo una economía híperconcentrada, poco competitiva, con poca productividad y construida sobre la base de 3 cosas: un modelo exportador con poco valor agregado que paga malos sueldos, un Estado reducido casi a 0, que no garantiza derechos, y tercero: una apertura económica agresiva que significó el acceso a bienes de consumo muy rápidamente, pero no significó en lo sustantivo nada distinto a una capacidad de deuda privada gigantesca para los chilenos y chilenas. El fenómeno chileno llegó a su tope, este es el techo“, sostuvo.

Y por otro lado, tenemos a un gobierno como el de Piñera, que responde a estas demandas implantando el toque de queda.

“Yo fui adversario de él dos veces, una vez estuve cerca de ganarle, la segunda me ganó por muy lejos. Creo que es un hombre que está equivocado, qué falta de empatía, y lo que está haciendo es un viejo truco de la derecha mundial. Tratar de explicar que el orden es él, tratar de anteponer las demandas de justicia social, a la cual el no puede responder porque no cree en ellas”.

“Es cierto que hay una violencia inaceptable, es cierto que se requiere una mano muy firme, yo a la misma hora que defendí todas estas causas me explico la violencia pero no la puedo justificar. Ya van 10 muertos y atiendo el problema del orden, pero no como lo plantea Piñera. Aquí lo que corresponde es reconocer su enorme derrota moral, política y que su gobierno terminó. Lo mejor es que no sigan habiendo muertos y a partir de ahora cada muerto será responsabilidad de él“, concluyó.

Pasó en Caput#LaRectaFinal