Compartir

“El gobierno no tiene ningún interés en descomprimir la presión, su único objetivo es llegar a octubre” afirmó el director del Centro de Economía Política (CEPA) y concejal de San Martín, Hernán Letcher.

CIERRE DE LISTAS

“Teníamos definido las listas nacionales y provinciales, nos faltaban las locales que ya se definió el fin de semana, ahora arranca la campaña lisa y llana en la que el gran desafío es contar lo que los argentinos   estamos viviendo”, aseguró Hernán Letcher.

CRISIS DE LAS PYMES

“San Martin históricamente se llama capital de la industria, tiene una conformación donde básicamente no tenemos grandes empresas, salvo algunas, pero la amplia mayoría es de producción industrial y PYMES. Es un buen ejemplo de lo que vive ese segmento y claramente la están pasando no mal, re contra mal”, resaltó Letcher sobre el municipio del cual es concejal. Agregó, además: “Lo que conozco es lo que caminó en San Martín y me animo a aseverar que, si voy a tocar el timbre a cualquier empresa de San Martín y decir de antemano que la están pasando mal, estoy seguro de que no me voy a equivocar por que la están pasando mal produzcan los que produzcan”.

“He estado en la última semana en una empresa que fabrican Jeans y el objetivo de máxima que tiene es no despedir gente.  No pueden sostener el nivel tecnológico que incorporaron hace 5 años. También visite una empresa que hacen pan dulce y budines, y me dijo que el año pasado la harina aumentó 134%, más que el dólar, con lo cual no le fue bien y ni siquiera en las exportaciones”, cerró Letcher.

LA SITUACIÓN ECONÓMICA

“El costo de las pax cambiaria que el gobierno festeja es un costo carísimo, incrementando esta bola de Leliqs fenomenal que va a generar que en algún momento estalle. Que la conviertas en una deuda de tipo fiscal y por lo tanto presione sobre la recaudación para pagarlas o el tipo cambiario, presionando hacia una devaluación que sobrevuela todo el tiempo. Hay una gran duda si la Argentina puede pagar los compromisos asumidos”, afirmó Letcher.

“El escenario de endeudamiento creciente ha llegado a volver a un escenario parecido de mediados de la década de los años 80, el peso de los intereses de deuda es tan significativo sobre el presupuesto que horada la posibilidad del crecimiento económico. Cuando dedicás el 20% de la recaudación a pagar intereses de la deuda es imposible planificar el crecimiento”.

“Este es un gobierno que no tiene ningún interés en descomprimir esa presión porque su único objetivo es llegar a octubre. Estamos en un escenario de default que no se produce exclusivamente por el pulmotor del FMI. Las discusiones son como salimos de este escenario, si hay una crisis antes de octubre o después”, remarcó Letcher y agregó: “Si no estuviese el FMI estaríamos en default. El gobierno se equivocó en el diagnóstico, dijo que el problema era el déficit fiscal, para resolverlo se endeudo hasta donde pudo con acreedores externos. Cuando no pudo vino el Fondo, que le interesa políticamente que eso no apareciera hasta llegar a las elecciones de 2019 a punto tal que puso la plata antes de las elecciones”.  

Pasó en Caput #ElPuente