El médico sanitarista, Jorge Rachid, conversó sobre el impacto de la pandemia a nivel mundial y analizó la noticia de la producción de la vacuna de la Universidad de Oxford contra el COVID-19 en la Argentina.

«El paradigma de la salud carrillista, que es el que aunamos muchos de nosotros en el sindicalismo, ha sido arrasado por el paradigma neoliberal en los últimos 50 años. La concepción del derecho humano a la salud, que es la protección de la salud», contó en diálogo con Larry Levy y Luis Franc.

«Carrillo nos dijo tres cosas muy importantes: El mejor plan de salud es agua corriente y cloacas, los virus y las bacterias son pobres causas de enfermedad al lado de la miseria y la exclusión social, y que si la investigación científica no está al servicio del pueblo no sirve para nada».

«El paradigma del neoliberalismo es el de la atención de la enfermedad y la cronificación de las enfermedades en función de la industria farmacéutica. La salud puede tener gestión pública o privada pero siempre es salud pública, porque es un derecho humano amparado constitucionalmente«.

 

«La pandemia ha rejerarquizado al Estado como ejecutor de políticas públicas en el mundo, por lo que dañó al neoliberalismo, cuyo objetivo es un Estado mínimo al servicio de los privados. El segundo daño es que la pandemia convocó a la solidaridad social activa».

«Por último, la federalización es parte de la fragmentación que produjo el neoliberalismo en la Argentina, cuyo único artículo referido a la salud en la Constitución del 94 habla de consumidores. Hoy el chico que nace en el norte tiene 5 años menos de expectativa de vida que el que nace en Capital«.

Acerca de la vacuna Rachid aseguró que «el anuncio de la vacuna me parece impresionante» y añadió: «pero no habría sido posible si no se hubiera creado el Ministerio de Ciencia y no se producía el programa Raíces que permitió repatriar 1.248 científicos argentinos».

Pasó en Caput #NosotrosLosOtros