Compartir

La exjueza María Laura Garrigós de Rébori sostuvo que una posible detención de Cristina Fernández de Kirchner “sería dramática para este país” y que “ineludiblemente va a ser leído como persecución política”. Además, explicó que las declaraciones de los arrepentidos “no tienen ningún respaldo probatorio”.

Luego de que Bonadío procesó a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa de las fotocopias, María Laura Garrigós de Rébori criticó el uso de la figura del arrepentido: “La sola declaración, esto lo dice el Código Penal, no alcanza como prueba”, sostuvo.

En este sentido, observó que quienes declararon bajo la polémica figura “se contradicen entre sí”. Frente a esto, explicó que el juez Claudio Bonadío no investigó, por ejemplo, ninguno de los “libros o estados contables” de las empresas.

Garrigós argumentó que esa información revelaría si el dinero que fue destinado a presuntas coimas, existió o no.

Sobre el allanamiento a la propiedad de la expresidenta señaló que la orden probablemente no incluya romper paredes, ni secuestrar las bandas y bastones presidenciales: “Se ha hecho para demostrar de qué lado está el poder”, dijo y agregó: “Las órdenes de allanamiento no pueden ser cheques en blanco”.   

Finalmente, recordó que Cristina Fernández de Kirchner había solicitado un veedor para evitarexcesos” en el procedimiento, pero fue denegado por los Senadores.

¿BUSCAN ELIMINAR COMPETENCIA EMPRESARIAL?

Garrigós analizó el futuro de las empresas implicadas en la causa, que tradicionalmente se dedicaron a la obra pública. En este marco de la investigación, estas firmas privadas quedarían desplazadas de futuras licitaciones. “Pareciera que están apuntando a que determinadas empresas dejen el mercado y otras lo ocupen“, opinó Garrigós de Rébori.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 13hs).