Compartir

El titular de la consultora CEOP, Roberto Bacman, señaló que actualmente Cristina Fernández de Kirchner tiene dos puntos y medio más de intención de voto que Mauricio Macri, pero que “aún queda un camino largo” ya que “no será fácil” ganarle al gobierno. “La ventaja comparativa que tiene el oficialismo es la división de la oposición”.

“Si hay unidad, es muy difícil que este gobierno pueda ganar, aunque llegue al 35 por ciento. Por como está la economía, y por como la vemos de aquí a octubre, no creemos que pueda superar ese numero. Pero con ese 35 por ciento, hasta ahora se asegura el balotaje, y en el balotaje empieza nuevamente el odio, y ahí no estoy seguro de quién puede ganar”, señaló, en diálogo con Fernando Alonso.

El sociólogo remarcó que, hoy por hoy, en un hipotético balotaje hay un 30 por ciento de votantes que tiene imagen negativa tanto de Cristina como de Macri. Actualmente, la imagen negativa del presidente es mayor, pero “esto es algo circunstancial”. “Se viene un camino largo. No sé si las condiciones van a ser las mismas”, aclaró.

Desdoblamiento en la provincia de Buenos Aires

Para Bacman, adelantar las elecciones en el distrito más grande del país “es bueno para Vidal”, pero no para Mauricio Macri. “Vidal quiere salvar su ropa, pero el gobierno nacional necesita asegurarse la tracción trasera en Provincia y en Capital”, sostuvo, y agregó que el adelantamiento “de por sí es un signo de debilidad”.

“María Eugenia Vidal sabe que cada mes ella pierde dos o tres puntos de imagen positiva” porque “la arrastra el gobierno nacional”, señaló Bacman, y explicó que los 20 puntos de apoyo que perdió en el último año pertenecen al sector independiente “que fue la llave que le dio la elección a Cristina en el 2011, y los que votaron a Macri en el balotaje y con Scioli”.

“A Vidal se le puede ganar si el peronismo es inteligente y si le vuelve a dar el poder a los intendentes. Que ellos hagan su interna y elijan sus candidatos -hoy los más potables ahí son Verónica Magario y Martín Insaurralde-, y que todos vayan a pelear la provincia y su terruño”.

Pasó en Caput.