Compartir

El periodista y docente universitario Fernando Casado relató la turbulenta situación que se vive en Ecuador desde hace 10 días: “Las protestas se están dando en todas la ciudades de Ecuador, como medidas de resistencia civil. Lo que hay ahora mismo, aprovechando el Estado de excepción que se estableció la semana pasada, es casi un cheque en blanco para la policía para actuar de la manera que quiera”. En respuesta a esto, el presidente Lenin Moreno movió al sede del gobierno ecuatoriano a Guayaquil escapando de una movilización indígena que comenzó a poblar las calles de Quito.

Ayer la policía infiltró las marchas en la capital de Manabí y arrasaron con la asamblea ciudadana, deteniendo a dos de los dirigentes estudiantiles. Esto tensa mucho más la situación y genera mayor confrontación entre las fuerzas de seguridad y la sociedad civil. Están teniendo un comportamiento desproporcionado en el uso de la fuerzas. Las movilizaciones continuarán, el gobierno quiere dar una sensación de fortaleza, resguardándose con militares y fuera del Palacio Presidencial”, relató el periodista Fernando Casado desde Quito. “Las protestas se están dando en todas la ciudades de Ecuador, como medidas de resistencia civil. Lo que hay ahora mismo, aprovechando el Estado de excepción que se estableció la semana pasada, es casi un cheque en blanco para la policía para actuar de la manera que quiera”, explicó Casado sobre las movilizaciones.

Además, agregó que este miércoles “se produce el gran paro nacional, ya que los indígenas llegan al centro de Quito. En toda la sierra hay un paro con bloqueos absolutos. Esto se ha hecho en otras ocasiones, sucedió en 2005, y después de quince años se recuerdan las movilizaciones indígenas que han echado a varios presidentes. Es un comportamiento muy parecido, no se veían movilizaciones así desde el 2005, y en este momento el gobierno está en una situación muy delicada”. 

Sobre el tratamiento que realizan los medios hegemónicos, Casado expresó: “Los medios de comunicación tratan de dar una versión bastante victimista de la fuerza de seguridad y de la propia población. Tratan de reflejarla como que está harta del paro y quieren volver a trabajar, lo cual es falso, ya que se respira un apoyo masivo a la movilizaciones, porque son conscientes de las devastadores efectos de las medidas económicas que están intentando aplicar”. “Por otro, lado el gobierno trata de achacar toda la culpa de las medidas no al hecho de que están desmantelando un Estado social, sino de que quieren combatir el contrabando del combustible. No se trata el problema de las medidas, que están empobreciendo a la población con la subida de los pasajes, de los alimentos básicos, que prácticamente se duplican; tampoco hablan del plan de ajuste laboral muy agresivo que están haciendo, ni de que se ha subido la edad de jubilación, ni de que se están reduciendo los días de vacaciones. Son los estándares para que las empresas puedan ajustar a la baja y beneficiar a los empresarios. Eso es lo que está haciendo que la respuesta social sea masiva”, cerró Casado. 

Pasó en Caput #LaRectaFinal