Compartir

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa conversó desde Bruselas sobre Alberto Fernández; el rol de los medios de comunicación; el golpe de Estado en Bolivia; el nuevo mapa regional; el regreso de los años 70; la persecución contra Lula Da Silva y contra los militantes correístas en Ecuador, entre otros temas. 

Alberto Fernández

“Me impresionó su agudeza, su consistencia, lo claro que tiene la película. He quedado muy sorprendido con la claridad de pensamiento de Alberto Fernández”, aseguró Rafael Correa, luego de haberlo entrevistado para el canal Rusia Today. “Me invitó a la asunción, estamos viendo algunos detalles, pero allí estaré”. 

Correa aclaró, sin embargo, que no tiene claro cuándo vendrá: “Pueden detenerme discrecionalmente. No sé si se atreva a eso el gobierno de Macri; no sé si pueda llegar el 9 de diciembre o tenga que llegar el 10 y perderme la asunción de Alberto Fernández, pero sí quisiera estar en este momento histórico en la Argentina”. 

“Argentina nos dio una alegría inmensa a todo el continente. Esa restauración conservadora empezó a perecer con el triunfo de Alberto Fernández y Cristina Fernández”, afirmó el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, en diálogo con Agustín Gulman, Hugo Gulman y Edgardo Mocca, en el programa Al final del túnel

“Esa reunión entre Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández en México es histórica, porque es el país latinoamericano más al norte con el país latinoamericano más al sur, que puede ocupar el eje de la integración regional”, explicó Correa sobre el encuentro que mantuvieron ambos mandatarios luego del triunfo electoral del presidente electo. 

Los medios de comunicación 

Decís que cuando la derecha pierde elecciones salen a denunciar la existencia de fraude.

“Eso no lo podrían hacer si no tuvieran la complicidad de los medios de comunicación que pertenecen a esa derecha. Nuestros opositores no han sido los partidos de derecha: han sido sus medios de comunicación”, aseguró el expresidente ecuatoriano, Rafael Correa, desde Bruselas. “Mientras no resolvamos la cuestión mediática junto a otras cuestiones, como la militar, no tendremos verdadera democracia”, afirmó.

Golpe de Estado en Bolivia

“Cuando dicen que hay fraude es un problema no menor”, explicó Correa. “Somos muy tolerantes con las imprecisiones, a veces abiertas falsedades, el hablar sin pruebas. El fraude se puede comprobar, el informe de la OEA en Bolivia no comprueba fraude, habla de irregularidades. ¿Por qué no hacemos una comisión de alto nivel de técnicos incuestionables que vayan a Bolivia a hacer una muestra representativa de altas y nos digan si hubo fraude o no? Pero somos demasiado tolerantes con los engaños y las mentiras y así no tendremos democracia ni desarrollo”, señaló el expresidente ecuatoriano, en diálogo con Hugo Gulman, Agustín Gulman y Edgardo Mocca.

Latinoamérica

“En Ecuador, Chile, Colombia, y Bolivia la resistencia de los más humildes contra este golpe de Estado es lo que estamos llamando ya la primavera latinoamericana. Lo que pasa es que nosotros hemos tenido democracias de plastilina, formales, hemos llamado democracia a tener elecciones cada 4 años. Pero la democracia real nunca la hemos tenido. Por eso la gente está harta de que el sistema político, sus representantes, y el sistema democrático no esté dando los resultados de prosperidad, justicia y dignidad que todos esperan”, explicó Correa.

¿Por qué el pueblo termina creyéndole a la derecha?

“Hay varios factores. Uno determinante es la prensa, que te bombardea todos los días con que todo estuvo mal. Todo lo dan vuelta, lo transtornan, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo y eso es lo que pasó en Argentina. Cuando decían que con Macri estábamos bien y era con Cristina que estaban mal, se puede creer 6 meses, 1 año y medio, pero llega el momento que la gente se da cuenta”, sostuvo Correa.

“Son un poco nuestros atavismos culturales y el mensaje explotando, tal vez, la propia naturaleza humana. La derecha nos hace creer que si estuvimos bien, fue gracias a nosotros y cuando estamos mal es culpa del Estado. No se dan cuenta que, para que ellos estén bien, es porque todos estábamos bien y había políticas colectivas”, señaló el expresidente ecuatoriano.

“También existe esa clase pobre que se convierte en clase media y ya le atrae más el discurso de la derecha”, aseguró Correa. “De hecho el discurso de izquierda de justicia, de ayudar a los pobres ya no sólo no les atrae, sino que, incluso, lo rechazan abiertamente y se dejan llevar, más bien, por los cantos de sirena de la derecha”.

Ecuador

“La pregunta es cómo este tipo (Lenín Moreno), tan mediocre, tan traidor, se ha podido mantener. En un momento dado llegó a tener el 80 por ciento, ahora tiene el 8, pero fue por la prensa. Hemos aguantado dos años y medio de un discurso único de que hubo crisis económica, sobreendeudamiento y todo fue corrupción en el gobierno anterior”, sostuvo Correa.

“La gente en un momento dado se desmoraliza, y meten mucho miedo con lo que puede pasar. En eso son expertos los medios de comunicación. Los ricos nunca pierden, los pobres no tienen nada que perder, y la clase media tiene todo que perder: tenemos una clase media muy miedosa y que se deja atemorizar”, analizó Correa.

“En el mundo hay que afinar el discurso, hay que ver cómo convencemos a esa gente con cariño, compromiso, ideas claras, para que esté del lado correcto de la historia en función del bien común”, sostuvo el expresidente.

“Nos han regresado a los años 70”

“Pienso que si UNASUR hubiera estado funcionando, no se hubiera dado el golpe en Bolivia, pero es parte de un problema mayor. Hay una degradación de la política, una decadencia total de la calidad política de América Latina, nos han regresado al año 70. Lo que se ve en Bolivia, que entran con una Biblia al palacio; en Colombia, cómo responde Duque a las protesta más grandes de la historia económica. Nos regresaron a los años de racismo, xenofobia, de aplastar al otro, de la falta de visión de continente”.

Correa recordó que trabajaron “con gobiernos de derecha. UNASUR fue fundado con gobiernos de derecha, Piñera participó. La integración regional es algo que va más allá de izquierda y derecha. Coincidíamos con mínimos comunes todos los gobiernos de la región: la voluntad de integración, la defensa de la democracia, de los derechos humanos. Ahora no se respeta nada”.

“Por eso es una gran esperanza que nuestros pueblos se rebelen para exigirles más a esa clase política y vengan gobiernos que realmente se parezcan a sus pueblos y respondan a las grandes mayorías”, .

¿Crees que se puede volver a rearmar algo así a nivel regional?

“Lo han impedido a sangre y fuego. Lo hemos visto en Argentina, en México. En Brasil, cuando metieron preso a Lula, el juez Moro no sólo le robó la libertad a Lula: le robó la democracia a Brasil. Porque si Lula era candidato hubiera sido el presidente. Me han metido 30 juicios penales para que no pueda regresar a mi país, porque saben que en la candidatura que participe les vamos a ganar. Buscan artificios extra democráticos y antidemocráticos para impedir el triunfo de los gobiernos progresistas, lo mismo en Bolivia, que nadie discute quién ganó, si no con cuánto ganó Evo Morales”, concluyó Correa.

Pasó en Caput #Al Final Del Túnel