La vicepresidenta y presidenta en ejercicio, Cristina Fernández de Kirchner, habló por el día de la militancia en el Estadio Único Diego Armando Maradona en la ciudad de La Plata ante 60 mil personas.

Cristina recordó el atentado que sufrió el 1 de septiembre en su domicilio y afirmó que ese día «se quebró el pacto democrático de respetar la vida». Enfatizó: «Creo que es obligación de todas las fuerzas políticas de Argentina volver a reconstruir ese acuerdo democrático separando a los violentos, al lenguaje del odio, al que quiere que el otro se muera porque piensa diferente. Ningún partido político de la Argentina puede volver a aceptar el odio y la violencia».

En relación con la seguridad, la vicepresidenta subrayó que «la democracia tiene una deuda en materia de seguridad». Amplió que hay que olvidar los partidos políticos y discutir el tema «en nombre de todas las víctimas» y que «las fuerzas de seguridad deben responder efectivamente a las autoridades civiles».

Sobre el peronismo, sostuvo que «el peronismo siempre termina reencarnándose. Lo que parecía muerto y sepultado, no lo es. ¿Por qué no prueban una vez sentarse a conversar con el peronismo a ver qué modelo de país quieren?. El peronismo es no estar condenado por la cuna. La movilidad social». A su vez, expresó que «quieren suprimir el peronismo» y «no me vengan a decir que hace 70 años estamos mal. Es mentira».

Asimismo, sobre la economía, expresó que «el gran punto de quiebre fue volver a un brutal endeudamiento que condiciona nuestras políticas». Aseguró que «la política es el salario y el trabajo».

Por último, acerca del funcionamiento del Poder Judicial, sostuvo: «Donde no hay jueces puestos a dedo, presionables y eternos en sus cargos, el sistema funciona». Y concluyó que «no es bueno que sean jueces los que deciden sobre las políticas económicas de un país».

Pasó en Caput