Compartir

Trabajadores de Cresta Roja denunciaron que los dueños de la empresa avícola se quedaron con subsidios que envió el Estado para pagar los sueldos a los operarios. Además, aseguran que están vaciando las líneas de producción de la planta de Esteban Echeverría, por lo que peligran más puestos de trabajo.

Quienes trabajan en Cresta Roja realizaron un acampe en las puertas de la empresa para denunciar el vaciamiento de las líneas de producción. Uno de los operarios,Leonardo Romero, denunció que la avícola, ahora en manos de la firma Wade-Tres Arroyos, le ofreció a los empleados firmar un acuerdo para que no fueran a trabajar hasta que la compañía salga de la crisis.

Según relató Romero, luego de presentar la quiebra, Cresta Roja fue adquirida por Santiago Perea, a quien apuntan como un “presunto testaferro del jefe de Gabinete, Marcos Peña”. Perea es la cara de Proteinsa, el consorcio de empresas que adquirió la avícola en 2016.

Proteinsa había prometido a los trabajadores que se reincorporaría a los despedidos y que se reactivaría la producción. Sin embargo, no sólo no reincorporaron a los 1.400 operarios sino que tampoco los indemnizaron. “Macri hizo toda su campaña política diciendo que esta empresa era un emblema”, recordó Romero. De hecho, en mayo de 2016 el presidente recorrió la planta de Esteban Echeverría junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el mismo día que vetó la ley Antidespidos, aprobada por el Congreso.

Romero sostuvo que les ofrecieron un acuerdo de 10 mil pesos a cada trabajador para que no vayan hasta que la empresa “levante”, y afirmó que a quienes no aceptaron les enviaron el telegrama de despido.

En este sentido, explicó que el Estado envía dinero en calidad de subsidio: “Nuestras tarjetas están en el Banco Nación, muchos no firmamos ese acuerdo, pero la plata se baja para nosotros. No se reparte, se la está quedando la empresa. No hay control”, manifestó el trabajador de Cresta Roja.

Actualmente, en Cresta Roja hay 200 personas que trabajan en la planta de Esteban Echeverría y otros 190 en la de Ezeiza. Además, son 1.400 los empleados que fueron despedidos.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 12hs).