Compartir

La diputada nacional (FPV-PJ) Gabriela Cerruti visitó Radio Caput y dialogó durante una hora con Juan Martín Ramos Padilla y Javier Corcuera. Habló sobre los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, la unidad de la oposición con la reciente inclusión de Sergio Massa, la Ley de Medios, su visión de la Ciudad de Buenos Aires, y la posibilidad de destronar a Rodríguez Larreta, entre otros temas.

“Estamos en un momento en el que los deseos personales han quedado en un segundo plano. Hoy el único deseo es que se termine el gobierno y esta tragedia que estamos viviendo los argentinos. El macrismo en el gobierno acomodó las prioridades”, señaló.

Mauricio Macri

“No hay que creer en las apariencias. Es el hijo de Franco Macri, por alguna razón gobernó la Ciudad de Buenos Aires a los 20 años al lado de Cacciatore. Después fué uno de los grandes instrumentadores de todas las reformas empresariales. Cuando peleó por la Ciudad de Buenos Aires en el 2007 fue subestimado. Macri ha construido un aparato político enorme, la verdad es que el PRO hoy es una fuerza política en todo el país”.

¿Están ganadas las elecciones?

Las elecciones no se ganan hasta que no se cuente el último voto. Pueden pasar muchas cosas de acá a octubre, creo que vamos a tener otra corrida del dólar. En el 2015 perdimos por 300 mil votos yendo divididos a las elecciones, con una campaña complicada, después de 12 años de gobierno, y con todo el aparato político mediático y judicial en contra.
En esta elección con el peronismo de nuevo unido, con el kirchnerismo siendo un componente fundamental pero abrazado a otras fuerzas, y el sindicalismo en su conjunto, no habría razón para no volver a poner el país adonde estaba en el 2015.
Sumado a eso, está la gente que tiene una necesidad de un cambio. Hoy Cambiemos no puede satisfacer los deseos de la gente, porque la gente lo que quiere hoy es estabilidad, trabajo, tarifas bajas. El gobierno no tiene nada de eso para ofrecer.

¿Es posible ganar en la Ciudad de Buenos Aires?

Un gran problema que tenemos las fuerzas políticas en la Ciudad de Buenos Aires es la autoestima. Todos los ciclos en algún momento terminan. El nivel de descontento que hay en la ciudad es muy grande. También otro problema, que es creer que la Ciudad es gorila. La Ciudad es autónoma desde 1996; los primeros dos gobiernos fueron progresistas en relación con el oficialismo de aquel momento, después vino Aníbal Ibarra que impulsó un umbral de derechos, una constitución progresista y leyes de avanzada.

A partir de ahí la ciudad empieza a ser gobernada por Macri y su modelo que, durante el gobierno kirchnerista, la gente vivía bien, pero ahora eso se cayó estrepitosamente . La discusión que empezamos a dar es que no alcanza con la obra pública. Lo que necesitamos es una sociedad más justa y equitativa.

¿Cómo se va a enfrentar la elección de la Ciudad?

Estamos trabajando mucho al mismo ritmo del Frente Nacional, para que todas las fuerzas políticas y sociales que nos hemos encontrado en la calle juntas, no nos encontremos separadas en las listas electorales. Conformamos Ampliar con un sector del PJ, Victoria Donda y el sector de Somos, el Movimiento Evita, Nuevo Encuentro y algunos sectores de Patria Grande. Nos parece que es una manera de interpelar a los porteños y porteñas desde un lugar más progresista, con las nuevas demandas sociales, como el cambio climático, el feminismo.

“También es cierto que tenemos que confluir en la Ciudad con otros sectores que trabajan mucho y tienen referentes muy fuertes como Mariano Recalde. Además se ha incorporado recientemente a la conversación Matías Lammens. Entre ese encuentro de acá el sábado tenemos que armar la mejor oferta electoral posible”.

“Estamos en un momento en el que los deseos personales han quedado en un segundo plano. Hoy el único deseo es que se termine el gobierno y esta tragedia que estamos viviendo los argentinos. El macrismo en el gobierno acomodó las prioridades”.

¿Estás contenta con la incorporación de Sergio Massa?

Sí, claro. Nunca se tendría que haber ido. Él junto con Alberto Fernández, Pino Solanas, Victoria Donda. Ese fue el kirchnerismo que nos enamoró a todos y con el que llevamos adelante enormes cantidades de reformas del 2003 en adelante. Nadie pide que las fuerzas políticas tengan un pensamiento hegemónico y que no haya ninguna discusión adentro. Lo que hay que tener es un debate profundo de hacia dónde vamos. Hoy hemos vuelto a reencontrarnos, me parece que está muy bueno lo que ha sucedido”.

¿Qué pasa con Pichetto?

Yo creo que Pichetto tuvo momentos importantes. No me voy a olvidar de su discurso en la 125 ni su discurso la noche que se votaba por el aborto. Yo creo que las personas son lo que son cuando ejercen el poder. No sé si habrá más historia para Pichetto, cuando tuvo que decidir si jugaba en el campo nacional y popular o se convertía en un lacayo de la derecha. Veremos en los próximos meses de verdad qué era Pichetto.

Ley de Medios

Alberto lo que dice es que eran dos cosas distintas la Ley de Sistemas de Comunicación Audiovisual y una ley antimonopolio y que se tendrían que haber trabajado de forma separada. Cristina también ahora dice que pensándolo de nuevo, tal vez el tema de los monopolios habría que haberlo trabajado con una ley antimonopolio y no meter todo en una misma ley. Lo que hizo fue terminar haciendo que la ley fuera implementada en esa pelea política específica que en otra cantidad de objetivos de la ley que eran igual de importantes: La democratización de la comunicación, la creación de radios y canales de televisión populares, es decir armar un sistema de verdad de comunicación pública que nunca se terminó de armar.

Yo igual creo que estamos en una enorme transformación de los medios de comunicación. Es cierto que la ley de medios habla de medios que ya no existen y un sistema de medios que no es el actual, que no tiene en cuenta lo que sucede por internet. Hay un enorme debate que nos debemos sobre cómo van a ser los canales de comunicación.

Pasó en Caput #LaRectaFinal