Compartir

La presidenta del Centro de Estudiantes del colegio Carlos Pellegrini (CECAP), Natalia Mira, relató cómo la Policía de la Ciudad intentó llevarse detenido a un estudiante el viernes por la tarde, luego de que el joven se negara a mostrar el contenido de su mochila a un grupo de uniformados en la puerta de la escuela. “Si este despliegue sucede en una escuela de Recoleta, no me quiero imaginar lo que sucede en colegios del sur, donde paran a los pibes por portación de cara”, lamentó Mira.

Un alumno del colegio Carlos Pellegrini fue increpado con violencia por efectivos de la Policía de la Ciudad, que le exigieron que les mostrara el contenido de su mochila e intentaron detenerlo sin causa. El episodio ocurrió el viernes por la tarde, y según relató la presidenta del Centro de Estudiantes, Natalia Mira, hubo graves amenazas. “Rompieron todos los protocolos que se supone que existen, fue sin ninguna justificación, alegan que el compañero tenía drogas”, afirmó.

Todo ocurrió ante la presencia de decenas de estudiantes, profesores y autoridades de la institución, entre ellas el rector y el vicerrector, quienes impidieron que la Policía porteña se llevara detenido al joven, a quien acusaron sin pruebas de tener un cigarrillo de marihuana, lo que según explicó Mira “no constaba en ninguna acta”.

“Si este despliegue sucede en la puerta de un colegio ubicado en Recoleta, que tiene la llegada mediática que tenemos los pre-universitarios como el Pellegrini o el Nacional Buenos Aires, no me quiero imaginar lo que puede llegar a suceder en los colegios del sur, donde los paran por portación de cara”, puntualizó la presidenta del CECAP.

En este sentido, aseguró que en el momento en el que intentaron llevarse detenido al estudiante, una compañera recibió un golpe en el estómago de parte de un oficial y un docente fue agredido en el piso. “Iban llegando más efectivos, llegaron a ser siete, varios patrulleros, un despliegue que nunca vi y que me atrevo a decir que no existió desde la vuelta de la democracia”, remarcó Mira.

Por la presión de los estudiantes, profesores y autoridades del colegio, el alumno pudo ingresar al edificio del Pellegrini y evitar ser detenido sin causa por los uniformados de la Policía. De todos modos, según Mira, el temor a que los efectivos violaran la autonomía universitaria e ingresaran a la institución continuó por varias horas. “Fue un momento de impunidad casi total, no les importó que fuéramos menores, si había docentes o autoridades. Empujaron y repartían golpes por todos lados”, dijo la estudiante.

Por último, sostuvo que “buscan impartir el miedo” y que el gobierno avala y profundiza ese tipo de prácticas. “Gente del interior se comunicó conmigo para contar cómo recrudeció la violencia desde que asumió este gobierno. La gente no va a dejar de movilizarse para que no venga el FMI”, cerro la presidenta del CECAP.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 12hs).